elnuevodiario.com.ni
  •   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El director general del banco del Vaticano, IOR, Paolo Cipriani, y su adjunto, Massimo Tulli, presentaron su renuncia, que fue aceptada este lunes por el comité de vigilancia de la entidad y la comisión de cardenales, anunció el Vaticano.

Las renuncias fueron presentadas "en el mejor interés de la institución y de la Santa Sede", indicó un comunicado del Vaticano, tres días después de que un prelado que trabajaba en el organismo que gestiona los bienes inmobiliarios de la Santa Sede fuera detenido, acusado de blanqueo de dinero.

Sus funciones serán asumidas interinamente por el presidente del IOR (Instituto para las Obras de Religión), Ernst von Freyberg, precisó la nota.

El funcionamiento del IOR es objeto de una minuciosa investigación interna desde septiembre de 2010.

El papa Benedicto XVI y luego su sucesor Francisco, decidieron poner orden en el IOR, nombrando sucesivamente nuevos responsables e instaurando controles más estrictos en esta institución tristemente célebre en Italia por su implicación en varios escándalos.

El papa Francisco ordenó el pasado 26 de junio crear una comisión especial para que lo informe directamente sobre las actividades del controvertido banco del Vaticano y algunos sectores católicos piden que sea convertido en un banco ético, sin ánimo de lucro y salga del sistema financiero.