•   El Cairo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, dijo hoy que el comunicado en que el Ejército lanzó un ultimátum de 48 horas a las fuerzas políticas para resolver la crisis política en el país “puede causar confusión”, y dejó claro que no fue consultado en su elaboración.

En la primera reacción de la institución a la advertencia de la cúpula castrense, la Presidencia señaló que “algunas frases” del comunicado militar tienen “connotaciones que pueden causar confusión”.

Mursi no revisó el mensaje de las Fuerzas Armadas antes de que este se hiciera público, según la nota difundida por sus portavoces a través de Facebook.

Además, la Presidencia insistió en que está dando “pasos prácticos” hacia el diálogo nacional, y que seguirá haciéndolo “al margen de cualquier comunicado que profundice la división entre los hijos de Egipto”.

Sin embargo, la nota difundida por los portavoces del presidente no aclara si Mursi acatará el plazo otorgado por los militares o si rechazará cumplirlo.

 

¿Golpe de Estado?

“Egipto, junto a todas sus fuerzas, no permitirá retroceder”, señaló el comunicado presidencial, que llega en respuesta a la advertencia del Ejército, interpretada por algunos como una amenaza de golpe de Estado.

 

Ministro de Exteriores presenta su dimisión

ientras tanto, el ministro egipcio de Asuntos Exteriores, Mohamed Kamel Amr, presentó este martes su dimisión ante la crisis política que vive el país, informó la agencia oficial egipcia Mena.
Con su renuncia, son ya seis los ministros del gabinete del jefe del Ejecutivo, Hisham Qandil, que abandonan el gobierno en las últimas horas.
Los titulares de Turismo, Telecomunicaciones, Asuntos Legales y Parlamentarios, Medio Ambiente y Recursos Hídricos, entregaron una carta a Qandil con su decisión irrevocable, en la que piden “la caída del régimen”, y dicen que el presidente Mohamed Mursi “no ha respondido a las demandas del pueblo”.
Otra dimisión relevante el lunes fue la del exjefe del Estado Mayor, Sami Anan, antiguo “número dos” de la Junta Militar que asumió el poder, tras la caída de Mubarak, y que dimitió como consejero presidencial.
También se sumó a esta ola de renuncias la del gobernador de la provincia de Ismailiya (noreste), Hasan Rifai, según dijo a Efe su portavoz.