Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

SAN SALVADOR / AFP

Organismos de derechos humanos y académicos salvadoreños destacaron un pacto firmado por los dirigentes de partidos políticos para evitar la violencia durante la campaña electoral, pero temen que una “guerra sucia” altere el clima para los cruciales comicios generales de enero y marzo de 2009.

“Es importante que se haya firmado el pacto y ojalá se cumpla. Ese acuerdo debe salir de los dirigentes y darse a conocer a las bases, que son las que hacen el proselitismo de calle”, declaró a la AFP el coordinador de la Comisión de Derechos Humanos, Miguel Montenegro.

El martes, bajo la coordinación de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PPDH), dirigentes de los partidos políticos firmaron el pacto en el que se comprometieron a evitar los actos de violencia durante la campaña.

Por su parte, la directora del Instituto de Opinión Pública de la jesuita Universidad Centroamericana (UCA), Jannette Aguilar, externó el temor de que el pacto partidario se llegue a romper en la medida en que la “guerra sucia” para desacreditar al adversario se haga presente.

“Celebramos que los partidos firmaran el pacto, pero advertimos que el ambiente de tranquilidad se puede romper fácilmente si la guerra sucia y la campaña del miedo se intensifican conforme se acerquen los próximos comicios”, aseguró Aguilar.“Estamos claros que si evitamos un solo herido, vamos a lograr bastante”, comentó por su parte el candidato presidencial de la Democracia Cristiana, Carlos Rivas.


Evitar confrontaciones
El acuerdo para evitar confrontaciones en el proselitismo fue firmado por dirigentes de la gobernante Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha), del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda) y de otras dos organizaciones minoritarias.

En el documento, todos los partidos se comprometen a prevenir la violencia dando a conocer el contenido de lo pactado a sus militantes, evitando además el lenguaje confrontativo y adoptando mecanismos de control disciplinario.

Además, todas las agrupaciones se comprometieron a respetar los resultados de los comicios. Según el procurador, Oscar Luna, lo que se busca es tener “paz electoral” con el fin de “garantizar unas elecciones sin violencia”.

El rector de la UCA, José María Tojeira, confió en que el Procurador “tenga el suficiente respaldo ciudadano como para poder presionar en favor de que el pacto no se rompa”.

“Si el procurador queda solo y los medios (de comunicación) no lo acompañan, los partidos van a estar considerándose muy libres para romper el pacto”, subrayó Tojeira.