•  |
  •  |
  • END

WASHINGTON / AP

Faltando apenas cuatro semanas para las elecciones del cuatro de noviembre, y bajo los embates de una crisis económica y financiera como no se había visto en ocho décadas, los votantes parecían cada vez menos dispuestos a enviar a otro republicano a la Casa Blanca, independientemente de la inexperiencia de Obama, que cumple apenas su primer período como senador.

En una jornada de fuerte caída de los mercados, la propuesta nueva que llevó McCain al debate en la Universidad Belmont, de Nashville, Tennessee, fue que el gobierno gastara 300,000 millones de dólares en hipotecas incobrables, una intervención federal algo vaga y que difícilmente gustará a su base conservadora.

Los dos candidatos se abstuvieron de los ataques que caracterizaron la campaña en los días previos al debate, del cual, según las encuestas inmediatas, Obama salió ganador.

Las encuestas
CNN/Opinion Research Corp. le dio la victoria a Obama por 54% a 30%. Mientras el 51% dijo que tenía una opinión favorable de McCain, la misma que antes del debate, el 64% dijo que tenía una opinión favorable de Obama, cuatro puntos porcentuales más.

Una encuesta de la cadena de televisión CBS con votantes indecisos dio la victoria a Obama por 40% a 26%. Según la encuesta diaria Gallup, antes del debate Obama aventajaba a McCain por nueve puntos porcentuales, 51-42, igualando su ventaja máxima hasta el momento.

El compañero de fórmula de Obama, el senador Joe Biden, dijo que al criticar a Obama como supuesto amigo de un terrorista, los republicanos intentaban inyectar miedo y odio en la campaña. El intento de vincular a Obama con William Ayers era “levemente peligroso”, dijo Biden.

Desde el fin de semana, la candidata republicana a la vicepresidencia, Sarah Palin, ha dicho reiteradamente que Obama es amigo de Ayers, un fundador de la guerrilla urbana Weather Underground en la época de la guerra de Vietnam. Obama y Ayers viven en el mismo barrio de Chicago y han coincidido en organizaciones barriales. Obama ha denunciado las posiciones extremistas de Ayers.