•  |
  •  |
  • END

KARALETI, GEORGIA / AFP

Rusia completó ayer miércoles la retirada de sus tropas de Georgia --excepto de las regiones separatistas de Osetia del Sur y Abjasia--, dos meses después de una guerra que exacerbó las tensiones entre Moscú y los países occidentales.

Los soldados rusos “se retiraron de todas las zonas de seguridad” adyacentes a Abjasia y Osetia del Sur, dos días antes de la expiración del plazo negociado por el presidente francés, Nicolás Sarkozy, con Moscú, declaró a la AFP el portavoz del ministerio georgiano del Interior, Chota Utiachvili.

“La última columna con equipos técnicos y armas cruzó la frontera a las 20H30, hora de Moscú (16H30 GMT). La columna iba acompañada por representantes de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE)”, confirmó el comandante de las fuerzas rusas de mantenimiento de la paz en Osetia del Sur”, el general Marat Kulajmetov, citado por la agencia Ria Novosti.

Horas antes, el presidente ruso, Dimitri Medvedev, había anunciado ante la Conferencia Mundial sobre Política (World Policy Conference, WPC) en Evian (este de Francia), que la retirada de las tropas de Moscú sería efectiva desde este miércoles “antes de medianoche”.

En ese mismo foro de la WPC, Sarkozy --presidente de turno de la Unión Europea (UE)-- felicitó inmediatamente a su homólogo ruso por haber mantenido “su palabra” e insistió a continuación en que “sobre el terreno, ambas partes deben abstenerse de toda provocación”.


EU considera que retiro es positivo
Estados Unidos, por su parte, juzgó “positivo” el paso ruso. “Rusia empieza, en efecto, a respetar el acuerdo del ocho de septiembre con la Unión Europea”, declaró el portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack.

Ese acuerdo, establecido por Medvedev y Sarkozy, fijó la salida de las tropas rusas de Georgia para antes del diez de octubre, después del despliegue en la región de los observadores de la Unión Europea (UE).

Los observadores europeos --que aún no pudieron entrar en Abjasia y Osetia del Sur-- “quieren concentrarse ahora en la construcción de una relación de confianza” entre georgianos y separatistas, declaró el jefe de la misión, Hansjörg Haber, en un comunicado. Sobre el terreno, los soldados rusos se retiraron de los puestos de control de Karaleti y Variani, cercanos a Osetia del Sur, constató una periodista de la AFP.


Llega policía georgiana
Camiones cargados con material militar partieron de ambos puestos y poco después los policías georgianos entraron en los pueblos de los alrededores, retomando el control de ese sector, que formó parte de la línea de frente durante el conflicto ruso-georgiano de agosto.

Antes del cierre, el domingo, de un primer puesto de control, el ejército ruso había mantenido en Georgia al menos 18.

En el frente diplomático, Sarkozy indicó que la retirada rusa volvía a poner sobre el tapete “la perspectiva de la reanudación de las negociaciones de un acuerdo-marco” UE-Rusia para intensificar la cooperación económica, que fueron aplazadas tras la intervención militar rusa en Georgia en agosto.

El presidente francés incluso dio a entender que los representantes de los territorios separatistas georgianos podrían participar en las discusiones previstas para el 15 de octubre en Ginebra sobre la seguridad en la región, por considerar que deben estar presentes “todos los actores involucrados”.