•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

España ha reducido en cerca de un 35% el catálogo de trabajos para los que solicita trabajadores fuera del país, principalmente en los sectores de la construcción y los servicios, afirmó este jueves la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí.

"Si hay demandantes españoles o extranjeros en España, deben optar primero a ese puesto de trabajo, siempre ha sido así", afirmó Rumí, tras presentar en el Congreso de los Diputados los presupuestos de su departamento para 2009.

"No sería muy razonable que hoy se necesitaran albañiles" de fuera del país, añadió la secretaria de Estado, en referencia al católogo que se revisa cada trimestre para solicitar trabajadores inmigrantes.

"No se trata de recortes sino de una adecuación" del catálogo a una situación de cobertura de empleo en España, añadió la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo.

El número de desempleados aumentó en España un 3,7% en septiembre, situando el número total de desempleados en 2.625.368, según datos del ministerio de Trabajo español.

En los últimos 12 meses, el desempleo ha registrado un importante aumento de 30,1%, o sea 608.005 personas.

"El paro ha aumentado en todos los sectores, motivado en buena medida por la finalización de una gran parte de la obra residencial, que tiene efectos inducidos en otros sectores y subsectores de actividad", según el ministerio.

España hace frente desde principios de año a un brusco descenso de la actividad en el sector inmobiliario tras años de frenesí, lo que se ha traducido en la pérdida de empleo para legiones de trabajadores poco cualificados.

El número de desempleados en la construcción aumentó 3,3% en un mes, al tiempo que el fin de la temporada estival (boreal) hizo que el desempleo en el sector servicios aumentase 3,8%.

Varios años de bonanza contribuyeron a la explosión de la inmigración en los últimos diez años. El número de inmigrantes pasó de 500.000 en 1996 a 5,22 millones, entre ellos 2,2 millones de extracomunitarios, la mayoría latinoamericanos, para una población total de 45 millones de personas.

La crisis inmobiliaria agravada con la financiera internacional está provocando un continuo aumento del paro que afecta en gran medida a los inmigrantes.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), dependiente del ministerio de Economía, en el segundo trimestre del año la tasa de desempleo de los trabajadores extranjeros en España se situaba en el 16,46% frente al 9,34% para los españoles.