•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estimulados por lo cerca que estuvieron de enterrar el extendido espionaje de la Agenciade Seguridad Nacional (NSA) a los estadounidenses, varios legisladores prometieron este jueves renovar su intento de poner fin a toda vigilancia que viole el derecho constitucional a la privacidad.

Una sorprendente alianza de los republicanos del ultraconservador movimiento Tea Party y demócratas estuvo a punto de noquear a la Casa Blanca con la primera votación para poner a prueba la opinión política sobre el programa de espionaje revelado el mes pasado por el prófugo exconsultor de la NSA Edward Snowden.

Un proyecto de enmienda para reducir el financiamiento a los programas de la NSA para la recolección de datos telefónicos de los estadounidenses no vinculados a investigaciones sobre terrorismo, fue derrotado apenas por 217 a 205 votos en la Cámara de Representantes, pero envió una advertencia de que la preocupación por el espionaje crece significativamente.

“Se puede sentir que estamos en un crescendo sobre este tema en la Cámara”, declaró el representante demócrata Gerry Connolly a la AFP. El legislador señaló que una nueva votación tendrá lugar lo antes posible.

“Espero que esto envíe un mensaje claro y que la administración (de Obama) lo comprenda y tome medidas necesarias para intentar calmar las crecientes preocupaciones (...) en el país y en todo el mundo”, agregó Connoly.

Durante el debate, breve pero intenso, que precedió a la votación, los representantes se enfrentaron, a veces en el seno del mismo partido, sobre el equilibrio entre la seguridad y las libertades civiles.

Presiones de los líderes republicanos

Según Connolly, la enmienda propuesta por un joven legislador republicano de Michigan (norte), Justin Amash, hubiera podido ser aprobada si algunos legisladores no hubieran cedido a las presiones de los líderes republicanos de la Cámara baja, cuidadosos de no acorralar al gobierno y de darle más tiempo para responder a las preocupaciones sobre la protección de las libertades civiles.

“Speaker” tuvo que votar

La votación fue lo suficientemente pareja como para que el presidente de la Cámara, John Boehner, quien lideró la oposición a la enmienda, tuviera que pronunciarse, cuando habitualmente se abstiene.
“Voté anoche porque los programas de la NSA ayudaron a proteger a los estadounidenses”, afirmó. Dijo que había autorizado la votación porque “el Congreso no podía eludir el debate”.