elnuevodiario.com.ni
  •   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Los dirigentes de la opositora Coalición Nacional Siria sostuvieron este viernes conversaciones informales con el Consejo de Seguridad de la ONU en Nueva York, en las que expusieron sus objetivos políticos y militares, informó una fuente diplomática.

La delegación siria, encabezada por el jefe de la coalición, Ahmad Jarba, se reunió con los embajadores de los 15 países que integran el Consejo, entre ellos el representante de Rusia, principal aliado del régimen del presidente sirio, Bashar al Asad, y los de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia, tres países que examinan la posibilidad de entregar armas a los rebeldes.

Los países occidentales han pedido a la oposición siria abrirse a la posibilidad de establecer un diálogo político para resolver este conflicto que se inició hace 28 meses y que, según la ONU, habría provocado más de 100.000 muertos.

El mensaje de los países miembro del Consejo de Seguridad es simple: "no hay una solución militar", declaró el embajador francés ante Naciones Unidas, Gerard Araud, quien participó del encuentro.

Por su parte, Jarba dijo en el encuentro que necesitaban "una mucho mayor presión internacional para obligar al régimen de Asad a aceptar una transición política".

Jarba no hizo un pedido directo de armas, pero declaró que había dicho en la reunión que "mientras el régimen de Asad le haga la guerra a su propio pueblo, la oposición debe tener el derecho a la autodefensa".

Jarba y otros líderes de la coalición opositora se reunieron el jueves con el presidente francés, Francois Hollande, y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, en Nueva York.

El embajador británico ante la ONU, Mark Lyall Grant, organizador del encuentro informal, dijo que la oposición dio un "mensaje positivo" al oponerse al extremismo y respaldar una salida democrática en Siria.

Sin embargo, no hubo señales de avances significativos en los esfuerzos por continuar la conferencia de Ginebra del año pasado. La coalición opositora es contraria a que Asad juegue papel alguno en un gobierno de transición e insiste en que ella debe tener el control total del Ejército y de las fuerzas de seguridad.

"Pienso que los miembros del Consejo deben sentirse alentados por el compromiso mostrado por la oposición; queda por verse si el régimen está igualmente comprometido", declaró Lyall Grant a periodistas cuando le preguntaron sobre las posibilidades de una nueva conferencia.