•   Rio de Janeiro  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El papa Francisco posa con policías que participan en garantizar su seguridad en Río de Janeiro, ayer, día en que pidió a cientos de miles de jóvenes católicos que lo aclamaron en la playa de Copacabana, conservar la fe, pese a los malos sacerdotes. “Jesús se une a tantos jóvenes que han perdido su confianza en las instituciones políticas porque ven egoísmo y corrupción, o que han perdido su fe en la Iglesia”, dijo. AFP / END