•  |
  •  |
  • EFE

El escrutinio de los votos emitidos hoy por los venezolanos en el referendo sobre la reforma constitucional promovida por el presidente Hugo Chávez comenzó tras el cierre de centros de votación, informó el ministro de Defensa, general Gustavo Rangel.

"Esperamos que la misma tranquilidad con la que ha transcurrido el proceso de votación se haga extensible a la auditoría", dijo Rangel a la prensa.

El titular de Defensa felicitó a los ciudadanos por su ejemplar comportamiento durante la jornada en la que unos 16 millones de venezolanos tuvieron la oportunidad de pronunciarse con su voto sobre los cambios a la Carta Magna planteados por Chávez.

La presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, también felicitó a "todas las personas y organizaciones que han hecho posible el éxito de esta consulta por la lección de paz, democracia, tranquilidad y civismo dada al mundo".

En declaraciones a la prensa, Lucena recordó que el primer boletín con resultados oficiales se emitirá unas tres horas después de que haya cerrado el último centro de votación.

Explicó que ya han cerrado muchos de esos centros, pero reconoció que a esta hora (21.05 GMT) algunos siguen abiertos porque hay personas que permanecen a la espera de poder votar.

"El proceso de hoy reafirma la voluntad democrática del pueblo venezolano y su disposición a vivir en paz y a dirimir las controversias a través del voto", manifestó la titular del CNE.

Además, reiteró que está prohibido difundir resultados en base a sondeos a boca de urna o a otros mecanismos, así como las manifestaciones en apoyo a cualquiera de las dos opciones en juego.

Unos 16 millones de venezolanos fueron convocados a las urnas para decidir sobre la propuesta gubernamental de promulgar una Constitución de corte socialista que, según Chávez, dará "más poder al pueblo" y permitirá acelerar el rumbo hacia el "socialismo del siglo XXI".

La oposición política, las cúpulas empresarial y comercial, y el Episcopado rechazan la reforma por "antidemocrática", ya que otorga poderes "imperiales" a Chávez y lo "eterniza" en el poder.

La reforma, en sus puntos más polémicos, incluye la reelección presidencial indefinida, varios tipos de propiedad, un nuevo ordenamiento territorial y la posibilidad de que el Estado restrinja la información y el debido proceso durante los estados de excepción.