elnuevodiario.com.ni
  •   San Salvador, El Salvador  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El Salvador dijo hoy que espera que la mayoría de inmigrantes salvadoreños acogidos por el Estatus de Protección Temporal, TPS, en Estados Unidos se reinscriba para su novena prórroga, cuyo plazo de registro termina este lunes.

El canciller salvadoreño encargado, Jaime Miranda, declaró a los periodistas que la cifra de reinscripciones tramitadas hasta ayer domingo por los 16 consulados de El Salvador en Estados Unidos dan base para ser "optimistas".

De los 2.5 millones de salvadoreños que viven en Estados Unidos, 208,490 gozan del beneficio migratorio.

Miranda explicó que al menos 34,200 salvadoreños beneficiarios del TPS han se han vuelto a inscribir a través de la red consular, cifra cercana a los 34,700 registrados en 2012, mientras que otros cumplen con el trámite por su cuenta mediante abogados y por otras vías.

"Espero tener excelentes datos" tras el cierre de la reinscripción, añadió Miranda, vicecanciller de Cooperación para el Desarrollo, quien dijo confiar en que el registro en la red consular sea "reflejo de la realidad".

Miranda matizó que la cantidad de reinscritos en el TPS disminuye en cada nuevo período porque hay salvadoreños que logran legalizar su residencia en Estados Unidos por distintas vías y otros regresan a El Salvador.

Subrayó que la Cancillería ha "hecho un gran esfuerzo" para que los salvadoreños se reinscriban en el TPS, porque "había confusiones y alguna gente creía que (...) ya no era necesario" por el avance en el proceso de aprobación de una reforma migratoria integral en Estados Unidos.

El beneficio migratorio TPS permite a los salvadoreños beneficiados trabajar y gozar de seguridad social en Estados Unidos, que anunció la novena prórroga el 30 de mayo, cuando también se abrió el período de reinscripción, que expira este lunes.

La nueva extensión del TPS tendrá vigencia por 18 meses, del 10 de septiembre de este año al 9 de marzo de 2015.

El TPS fue otorgado por el expresidente estadounidense George W. Bush para beneficiar a los inmigrantes salvadoreños indocumentados luego de los terremotos que sacudieron en 2001 a El Salvador.

Las remesas enviadas por esos inmigrantes son el principal sostén de la economía salvadoreña y sumaron 3,910.9 millones de dólares en 2012, según datos del Banco Central de Reserva salvadoreño.