elnuevodiario.com.ni
  •   Los Angeles, California, EU  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Residentes y turistas de Hawai se preparaban este lunes para recibir la tormenta tropical Flossie, que aún debilitada desatará fuertes vientos, lluvias y oleaje en todas las islas del archipiélago, informaron autoridades.

La mañana del lunes, Flossie registraba vientos sostenidos de 65 kilómetros por hora, considerablemente menos que los 100 km/h del domingo, según el Centro de Huracanes del Pacífico Central (CPHC) en Honolulú.

"Se espera que el sistema se debilite lentamente, pero aún traerá fuertes vientos, grandes lluvias y peligrosas olas a todas las islas", escribió el CPHC, que mantuvo las advertencias de tormenta tropical para todas las islas.

De acuerdo al último reporte del CPHC, de las 11H00 locales (21H00 GMT), Flossie estaba a 320 Km al este de la capital del estado, Honolulú, y moviéndose hacia el oeste-noroeste a 30 Km/hora.

Se esperaba que el temporal afectara a lo largo del lunes la más grande de las islas del archipiélago, conocida como Hawái o "Big Island", además de los islotes de Maui, Oahu y Kauai.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) indicó en un comunicado que "vigila" la situación y que tiene personal dispuesto en el área.

"Las tormentas tropicales pueden traer oleaje peligroso, vientos dañinos e inundaciones costeras y fluviales", dijo el titular de la FEMA, Craig Fugate, pidiendo a la población que se mantenga alerta y alejada de las aguas.

El alcalde de Honolulú, Kirk Caldwell, anunció que diez refugios de emergencia operados por la Cruz Roja están a disposición de la población, según el noticiero local Hawaii News Now.

El noticiero también informó el cierre de parques nacionales y la cancelación de más de una decena de vuelos.

En tanto, el diario local Star Advertiser señaló que será la primera tormenta tropical que llega a las islas desde que el huracán Iniki azotó Kauai en 1992.

Curiosamente, un terremoto menor removió las islas hawaianas también en la mañana del lunes (10H30 locales; 20H30 GMT). De 3,5 grados de magnitud, el sismo no elevó alertas de tsunami.