•   Damasco  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Las tropas del gobierno sirio recuperaron el lunes un barrio rebelde clave de Homs, tercera ciudad de Siria y uno de los símbolos de la rebelión, al término de una violenta ofensiva de un mes, que le permite al presidente Bashar al Asad atribuirse una nueva victoria.

La caída del barrio de Jaldiyé es una derrota para los rebeldes que controlaban el sector desde septiembre de 2011, casi dos años.

Se trata del segundo éxito militar para el régimen en menos de dos meses, después de la conquista el 5 de junio pasado de la ciudad de Qusir, provincia de Homs, que estuvo bajo control rebelde durante un año.

Qusir había caído luego de intensos bombardeos y con la ayuda crucial de las milicias del movimiento chiíta libanés Hezbolá.

“Las fuerzas armadas restablecieron la seguridad y la estabilidad en todo el barrio de Jaldiyé”, uno de los más grandes de Homs, anunció al mediodía la televisión estatal siria, que mostró imágenes de importantes destrucciones en el sector.

El ejército “aplastó los últimos reductos de los terroristas y desmanteló decenas de cargas explosivas que habían colocado en las casas y las calles”, dijo por su parte la agencia oficial siria SANA.

“Purificamos la zona de terroristas desde esta mañana”, afirmó un oficial sirio entrevistado por la televisión estatal.

“Dedicamos esta victoria a Bashar al Asad y esperamos purificar todo el país”, agregó el militar.

La toma de Jaldiyé, uno de los lugares emblemáticos de la rebelión, apodada “capital de la revolución”, significa que ya casi no quedan obstáculos para que las tropas del gobierno controlen totalmente Homs.

Las últimas trincheras rebeldes se encuentran en la Ciudad Vieja de Homs.

Además de su impacto simbólico, la toma total de Homs permitiría al gobierno restablecer el control de la carretera que va de Damasco hacia el litoral.

Al igual que Qusir, Jaldiyé fue sometida a intensos bombardeos cotidianos de la artillería y de la potente aviación siria.

El ejército sirio cuenta además con el apoyo de Hezbolá, aliado indefectible en su guerra contra la rebelión.

Se trata de la victoria militar gubernamental más importante en Homs desde marzo de 2012, cuando las tropas tomaron el barrio de Baba Amr, otro lugar simbólico de la rebelión, caído al cabo de una ofensiva que causó centenas de muertos.