elnuevodiario.com.ni
  • Pekín, China |
  • |
  • |
  • AFP

Al menos 26 personas murieron envenenadas y cientos más tuvieron graves enfermedades desde 2009, como consecuencia de una contaminación con cadmio en las inmediaciones de una planta en desuso en el centro de China, indicó este miércoles un medio de comunicación oficial.

Muestras de tierra provenientes del pueblo de Shangqiao, en la provincia de Hunan, contenían niveles de cadmio hasta 300 veces superiores a los máximos autorizados. Además, se hallaron concentraciones excesivas de este metal sumamente tóxico en 500 de los 3.000 habitantes que las autoridades examinaron, indicó el Diario de la Juventud china.

Según el periódico, 26 personas murieron en los últimos cuatro años como consecuencia de su exposición al cadmio -20 de ellas fallecieron de un cáncer- y nacieron numerosos niños con malformaciones en el pueblo.

Una planta química funcionó en el pueblo hasta 2009. Un "gigantesco" montón de desechos industriales quedó depositado en el lugar en que funcionaba la planta, del que se desprende un "olor persistente", según el periódico, para el cual se trata de "uno de los 10 mayores incidentes de contaminación del país".

El crecimiento económico desenfrenado de China ha tenido graves consecuencias sobre el medio ambiente.

La población china intenta presionar cada vez más a las autoridades para que se reduzcan los altos niveles de contaminación. Frecuentemente hay manifestaciones contra instalaciones industriales consideradas nocivas.

China realizó un estudio de cinco años sobre la calidad de los suelos en el país, por un costo total de 1.000 millones de yuanes (122 millones de euros), pero sus resultados se consideran "secreto de Estado".

El ministerio de Medio Ambiente reconoció este año por primera vez la existencia de "pueblos de cáncer". Los medios de comunicación chinos indicaban desde hacía años que había casos graves de contaminación en zonas rurales que habían provocado un recrudecimiento de enfermedades.

El cadmio es una sustancia tóxica y cancerígena que se acumula en el cuerpo humano a lo largo de toda la vida, con consecuencias para los riñones, los huesos, el hígado y el sistema respiratorio. El cadmio se usa, entre otras cosas, en las baterías.