• Fort Meade |
  • |
  • |
  • AFP

El soldado estadounidense Bradley Manning aguarda a partir del miércoles su sentencia, luego de haber sido declarado culpable por un tribunal militar, de varios cargos de espionaje, tras filtrar miles de documentos secretos a WikiLeaks.

El martes, Manning fue absuelto de la acusación más grave, la de ayudar al enemigo al divulgar documentación que ayudaría a Al Qaeda, que por sí sola implica una condena a cadena perpetua.

Pero los otros 20 de los 22 cargos relacionados con la filtración de cables diplomáticos secretos podrían costarle condenas por un total de 136 años.

“Soldado Manning, entramos en la fase del proceso destinada a fijar su pena”, declaró al inicio de la audiencia de este miércoles la juez militar Denise Lind.

La coronel, que dio su veredicto el martes, decidirá también el castigo, como lo eligió el acusado, que había preferido esta opción antes que la de un jurado militar. Sentado a un costado de su abogado, el joven soldado asintió en silencio.

La juez señaló que el soldado se beneficiaría de una rebaja de pena de 1,274 días al final del juicio, 1,162 que ya purgó y 112 más que había acordado por sus condiciones de detención en aislamiento durante nueve meses en la prisión de Quantico (Virginia) tras su arresto en mayo de 2010.

Pero el fiscal militar Ashden Fein pidió al inicio de la audiencia “el castigo máximo de 136 años sobre la base del veredicto”, una “degradación militar por deshonor” así como el pago de una multa.

Para reducir al máximo el número de años de cárcel, el abogado de Manning, David Coombs, introdujo un recurso para “fusionar” ciertos cargos “de manera razonable”, indicó la juez.

Según Nathan Fuller, portavoz de la Red de apoyo a Bradley Manning, eso podría significar “que ciertas penas podrían ser cumplidas simultáneamente”, reduciendo así el total de años de prisión.

La audiencia para la sentencia en la base militar de Fort Meade, en las afueras de Washington y donde se celebró el juicio, puede llevar hasta un mes, con las declaraciones de una veintena de testigos de cada parte, que podrían incluir al propio Manning.