elnuevodiario.com.ni
  • Rabat, Marruecos |
  • |
  • |
  • AFP

El indulto del rey de Marruecos Mohamed VI el martes a un pedófilo español reincidente terminó generando un escándalo en el reino en donde varias miles de personas expresaron su indignación el viernes por la noche en las calles de Rabat a pesar de la represión policial.

La principal manifestación se llevó a cabo por la noche cerca del Parlamento, en donde varias decenas de personas resultaron heridas, constataron periodistas de la AFP.

Otras manifestaciones se desarrollaron en el norte, en Tánger y en Tetuán, ambas dispersadas por las fuerzas de seguridad.

El viernes por la noche se difundieron en internet decenas de fotos y videos de manifestantes ensangrentados o golpeados por la policía acompañadas con centenares de comentarios de indignación.

El sábado por la tarde no se comunicó ningún informe sobre la cantidad de heridos u eventuales arrestos, pero ya se lanzaron llamados a través de las redes sociales para nuevas sentadas el martes y el miércoles en Casablanca, capital económica, y en Rabat.

Este sábado se llevó a cabo una manifestación en Agadir (suroeste). La policía, que un primer momento intentó intervenir, dejó luego que se desarrollara una sentada de unas centenares de personas, según Maelainin Ettaki, una responsable local de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH).

El martes el rey Mohamed VI indultó a un pedófilo español de unos 60 años condenado en 2011 a 30 años de prisión por violar a once menores de edad de entre 4 y 15 años. Estaba encarcelado en la prisión de Kenitra en el norte de Marruecos.

Según un comunicado publicado el martes, el rey Mohamed VI "ordenó la liberación de 48 prisioneros españoles (...) en respuesta a una solicitud (...) por el Rey Juan Carlos", que efectuó a mediados de julio una visita oficial a Marruecos.

El español indultado ya habría partido de Marruecos pero su liberación generó una ola de indignación y circulan versiones contradictorias sobre inclusión de este condenado en la lista.

Denunciando un hecho de "extrema gravedad" la oposición española exigió el sábado una "explicación inmediata" al gobierno.

La prensa oficial marroquí no mencionó las protestas, así como el gobierno, que tampoco aludió a ellas.

Contactado el jueves por la AFP el ministro marroquí de Justicia Mustafa Ramid confirmó la información pero estimó que no estaba "habilitado para comentarla".

"La administración tiene por misión ejecutar. Este individuo será extraditado, y no podrá ingresar a Marruecos", agregó.

La clase política continúa con un perfil bajo en relación a este caso. Sólo el Partido Socialista unificado (PSU, oposición) reclamó que se suprima el derecho a indultar, prerrogativa exclusiva del monarca.

El gobierno, dominado por los islamistas del Partido Justicia y Desarrollo (PJD), que intenta actualmente reconstruir una coalición tras la dimisión de su principal aliado, evitó pronunciarse sobre el caso.

Sólo de manera personal un dirigente del PJD se mostró más crítico el viernes por la noche al margen de una manifestación.

"Hay que reconocer que el indulto de este pedófilo era un error", dijo el diputado Abdelali Hamiedin. "Los marroquíes tienen el derecho a manifestar cuando se sienten humillados y las fuerzas de seguridad no tienen derecho a intervenir con tanta violencia", añadió.

En los últimos meses varios casos de pedofilia salieron a la luz en Marruecos. En junio, un británico sospechoso de pedofilia fue detenido en Tetuán y en mayo un francés de 60 años fue condenado a 12 años de prisión por un tribunal de Casablanca por actos de pedofilia.

También en mayo varias miles de personas participaron en una "marcha blanca" en Casablanca para denunciar la pedofilia y la violencia contra los niños, luego de la agresión de una niña de nueve años, hechos que marcaron a la opinión pública.