• Tegucigalpa |
  • |
  • |
  • ACAN-EFE

Al menos tres reos murieron y otras ocho personas, entre ellas tres custodios, resultaron heridas ayer en un motín registrado en la Penitenciaría Nacional, la principal cárcel de Honduras, informaron fuentes oficiales.

“La información que tenemos es que hubo tres muertos”, dijo a periodistas un portavoz de la Policía Nacional, quien no se identificó.

Agregó que el motín se produjo a las seis de la mañana con 30 minutos, hora local, en la Penitenciaría Nacional, ubicada unos 25 kilómetros al norte de la capital hondureña, entre miembros de la Mara 18 (M-18) y reos que no militan en esos grupos, que se hacen llamar “paisas”, aunque no precisó las causas.

Las víctimas mortales, todos pandilleros de la M-18, murieron en el Hospital Escuela en Tegucigalpa, donde fueron ingresados luego del enfrentamiento, y fueron identificados como Héctor Orellana, Orlin Rodríguez y Saúl Medina.

El portavoz del Cuerpo de Bomberos, Oscar Triminio, dijo a periodistas que en la riña resultaron heridas al menos ocho personas, entre ellas tres custodios y cinco reos.

Agregó que los custodios fueron ingresados en un hospital privado de Tegucigalpa, donde reciben asistencia médica, mientras los reos lesionados fueron trasladados al Hospital Escuela, que es resguardado por decenas de militares para evitar eventuales disturbios por parte de pandilleros.

Con armas de fuego

La pelea fue con “armas de fuego, se escucharon varios disparos en el interior de la cárcel”, señaló Triminio, quien además indicó que el presidio está “bajo control” de las autoridades.

La Penitenciaría Nacional, al igual que el resto de las cárceles de Honduras, es considerada una “bomba de tiempo”, por el hacinamiento y otras condiciones infrahumanas en las que viven los presos, lo que reconocen las máximas autoridades del país centroamericano.

CIDH advirtió

El motín se registra un día después de que el relator para los derechos de las personas privadas de libertad de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Rodrigo Escobar Gil, presentó un informe con la situación de las cárceles en Honduras.

“El sistema penitenciario en Honduras es deshumanizado, paupérrimo y corrupto”, con cárceles que “son totalmente contrarias a la dignidad humana”, afirmó Escobar Gil.

El informe destaca que “la grave crisis estructural que atraviesan las cárceles de Honduras es el resultado de la ausencia, durante décadas, de políticas integrales orientadas a lograr que el sistema penitenciario cumpla con los fines que establece la Convención Americana de Derechos Humanos”.