•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Siria, Bashar al Asad (centro), participa en las plegarias de Eid al Fitr, el final del mes de ayuno musulmán, en Damasco. A su lado, de turbante blanco, está el Gran Muftí Ahmed Hassun. El Gobierno sirio desmintió el jueves que el convoy del presidente Asad fuera atacado cuando se dirigía a una mezquita de Damasco para celebrar la fiesta del fin del Ramadán, contradiciendo informaciones de varios medios y de fuentes rebeldes. Al menos dos grupos rebeldes islamistas reivindicaron en Facebook su participación en el ataque.