elnuevodiario.com.ni
  •   Ciudad de Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Miles de indígenas guatemaltecos se manifestaron hoy, en al menos diez carreteras del interior del país, para exigir la cancelación de las operaciones de explotación minera, denunciar la "militarización" de sus comunidades y la "criminalización" de las luchas populares.

Daniel Pascual, líder del Comité de Unidad Campesina, CUC dijo a los periodistas que las protestas y manifestaciones, que incluyeron tomas de al menos una decena de carreteras, tienen como objetivo conmemorar el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, decretado por las Naciones Unidas en 1994.

"Nuestra lucha es por el cese de la explotación minera por parte de las grandes empresas trasnacionales que son protegidas por el Gobierno, en contra de los intereses de las grandes mayorías", declaró Pascual.

En una declaración pública, la Coordinadora y Convergencia Nacional Maya Waqib' Kej, que aglutina a decenas de organizaciones indígenas, rechazó "el modelo impuesto que pone en riesgo la vida de las mayorías y la madre naturaleza".

"Ratificamos la defensa de los territorios frente a los megaproyectos, minería, hidroeléctricas, monocultivos de caña y palma africana, así como el acaparamiento y acumulación de tierras en las diferentes regiones del país", agregó la declaración.

Además, "rechazamos todas las acciones represivas como la militarización, criminalización, judicialización y violencia contra las mujeres y los pueblos indígenas".

El presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, restó importancia a las manifestaciones de los indígenas, que calificó como "pequeños grupos" que no cuenta con el apoyo de las grandes mayorías.

En declaraciones a medios locales, Pérez Molina aseguró que se respetará el derecho de manifestación de los indígenas, aunque advirtió que si impiden el libre tránsito en las carreteras pedirá a las fuerzas de seguridad que "actúen de acuerdo a la ley".

En Guatemala el 42 % de los 14,5 millones de habitantes se reconocen como indígenas pertenecientes a alguna de las 23 etnias que descienden de los mayas, según el censo oficial.

El 75 % de los indígenas, en su mayoría habitantes de las zonas rurales, viven en condiciones de pobreza y pobreza extrema, y sus comunidades carecen de los servicios básicos.