elnuevodiario.com.ni
  •   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Dos personas murieron hoy carbonizadas dentro de un autobús incendiado en el norte de Honduras por supuestos pandilleros, luego de que el propietario del vehículo se negara a pagar extorsiones, informó una fuente policial.

El suceso ocurrió este sábado en un barrio de San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante de Honduras, donde según testigos, los agresores interceptaron el autobús y sin mediar palabras "lo incendiaron", declaró a periodistas un portavoz de la Policía Nacional.

Las víctimas eran el conductor del autobús y su ayudante, identificados como José Mejía y Carlos Cárcamo, quienes quedaron atrapados dentro del vehículo y murieron carbonizados.

Según investigaciones preliminares, el propietario del autobús de la empresa Los Escudos, que no fue identificado, se negó a pagar extorsiones, lo que se conoce como "impuesto de guerra", indicó la misma fuente, que señaló que no hay personas detenidas por el caso.

Según cifras del estatal Comisionado de los Derechos Humanos, en 2012 al menos 84 taxistas murieron violentamente y 15 resultaron con heridas de gravedad en hechos relacionados principalmente con el cobro de extorsiones.

La Policía Nacional y organismos de derechos humanos atribuyen la mayoría de los ataques a bandas organizadas dedicadas a extorsionar a conductores, empresarios del transporte público, e incluso, a comerciantes y estudiantes.

El gremio del transporte urbano de Honduras realizará un paro el próximo martes en todo el país para protestar, entre otras cosas, por la inseguridad que les afecta no sólo a ellos sino a toda la población y causa a diario 20 muertes en promedio.