•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Unos 30 millones de argentinos, incluidos por primera vez jóvenes de entre 16 y 18 años, acudirán hoy a las internas abiertas en todos los partidos, que pueden marcar tendencia para las cruciales legislativas de octubre, a mitad del segundo mandato de la presidenta Cristina Kirchner.

Las primarias abiertas simultáneas y obligatorias, PASO, en todo el país, que se realizan por segunda vez en Argentina, son un mecanismo de elección de candidatos, aunque en esta ocasión la mayoría de las fuerzas presentan listas únicas, sin dirimir internas partidarias.

Estas listas deben obtener de todos modos un piso de 1.5% de los votos para poder participar de las parlamentarias del 27 de octubre, como ocurrió en el estreno de las primarias en 2011 hacia las presidenciales, cuando Kirchner reunió 50.3% de los votos, y meses después logró su reelección con el 54% de los sufragios.

Sin embargo, la votación puede marcar una tendencia y todos los ojos están puestos en la estratégica provincia de Buenos Aires, donde vota 37.3% del padrón total de 30.5 millones de argentinos, y donde se dirimirá la pulseada entre el oficialismo y una atomizada oposición.

Otros tres distritos importantes, como las provincias de Córdoba y Santa Fe, y la Capital Federal, que son gobernadas por opositores a Kirchner, nuclean entre las tres el 25.4% del padrón.

Con su lista ya armada en el principal distrito, el Frente para la Victoria, partido de Kirchner, presenta al alcalde de Lomas de Zamora (periferia sur), Martín Insaurralde, como su primer candidato.

Su principal oponente que encabeza los sondeos en esa provincia clave es Sergio Massa (Frente Renovador), alcalde de Tigre (periferia norte) y exjefe de gabinete de Kirchner (2008-2009), que se presenta por fuera del gobernante peronismo.

En los últimos sondeos, Massa reúne el 32.8% de las preferencias, aunque Insaurralde fue achicando la ventaja y ahora le pisa los talones, con 30.1% de la intención de voto.

Las primarias, dispuestas por una ley de 2009 y que se aplicaron por primera vez en las presidenciales de 2011, son una medición de fuerzas hacia las legislativas de octubre, cuando se renovará la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado, dominados por el oficialismo.

Escaso interés

Al no generar cambios concretos en el escenario político, las primarias generan “escaso interés” en los argentinos, según una encuesta de la consultora D’Alessio Irol.

“Al 39% de los encuestados, las PASO le son indiferentes, y para el 29% son un fastidio”, señala el sondeo de opinión pública, mientras que “uno de cada tres votantes considera innecesario informarse sobre las plataformas” en juego.