•   Lima  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Ejército peruano dio muerte a los dos máximos líderes militares de Sendero Luminoso, en un enfrentamiento en la selva de Perú, un golpe que significa el descabezamiento de esta guerrilla, informó este lunes el presidente Ollanta Humala.

“Creemos que con esta operación se habría descabezado” a Sendero Luminoso, añadió Humala, quien dijo que según fuentes de inteligencia, los abatidos son Alejandro Borda Casafranca, “camarada Alipio”, y Marco Antonio Quispe Palomino, “camarada Gabriel”, aunque se harán pruebas de ADN para ratificarlo.

El presidente también informó de un tercer abatido: el “camarada Alfonso”, brazo derecho de Alipio.

“Es un golpe serio, irreversible, un golpe tremendo a la estructura de los grupos remanentes de Sendero Luminoso”, subrayó el mandatario, quien dijo que “ahora se viene una crisis en esa organización terrorista (porque) se ha anulado al número uno y al número dos que eran el brazo operativo”.

Este golpe se suma a otros sufridos por el grupo en los últimos meses.

En febrero de 2012 el Ejército capturó a Florindo Flores Hala, “camarada Artemio”, jefe senderista en el valle del Alto Huallaga, en la selva nororiental del país, y condenado en junio a cadena perpetua.

El “camarada Gabriel” es hermano menor de Víctor Quispe Palomino, actualmente máximo jefe de Sendero Luminoso en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), una amplia zona selvática que abarca la selva sudeste y central del país, la mayor cuenca de producción de hojas de coca, utilizadas para la elaboración de cocaína.

Allí operan bandas de narcotraficantes con los rezagos de Sendero, que utilizan esa zona de selva como refugio tras la captura en septiembre de 1992 de su fundador Abimael Guzmán, en cadena perpetua, que significó la desarticulación y derrota del senderismo a mediados de los años 90.

El enfrentamiento que llevó a la muerte de los tres senderistas se registró la noche del domingo en la localidad de Llochegua, en la región Ayacucho.

Allí Borda Casafranca ejecutaba “incursiones armadas, acciones de agitación y propaganda, así como el cobro de cupos a narcotraficantes y actividades de abastecimiento”, informó el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

Una fuerza combinada del Ejército y la Policía denominada “Lobo” ejecutó la operación “Camaleón” en esa localidad.

Un largo prontuario de acciones

Tanto “Alipio” como “Gabriel” habían ejecutado en los últimos años emboscadas contra las Fuerzas Armadas, con derribo de helicópteros, causando 71 soldados y policías muertos desde 2008.

En abril de 2012 “Gabriel” llevó a cabo el secuestro de 36 trabajadores de la empresa sueca Skanska y de una firma peruana que daban servicio al yacimiento gasífero de Camisea en el Cusco y tras mantenerlos en cautiverio varios días los liberaron sanos y salvos. Según las empresas no se pagó el rescate de 10 millones de dólares que exigían los captores.

Las acciones para liberar a los rehenes dejaron un helicóptero derribado por los captores y dos militares y dos policías muertos.

Luego en agosto una columna senderista dirigida por “Gabriel” incendió tres helicópteros de una empresa privada que trabajaba para la Empresa Transportadora de Gas del Perú (TGP), que realiza trabajos en el yacimiento gasífero de Camisea.

Legisladores de todo el arco político peruano destacaron este lunes la importancia de esta operación y los avances que pueden lograrse a partir de ahora en la lucha contra los remanentes de la guerrilla.

“’Alipio’ fue responsable meses atrás de la destrucción de un helicóptero y del campamento de una empresa local encargada de la construcción de una carretera en Ayacucho”, recordó el congresista opositor y exministro del Interior, Octavio Salazar.

“Es una persona que conoce el tema militar, conoce la zona como la palma de su mano, será difícil que se recuperen de esta baja por la capacidad y conocimiento del terreno que tenía”, afirmó.

 

Grupo maoísta

Sendero Luminoso surgió como una organización maoísta que lanzó una guerra popular en mayo de 1980, que al cabo de dos décadas dejó un saldo de 69,000 muertos y desaparecidos, según un informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación.