•   Brasilia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El canciller de Brasil, Antonio Patriota, dijo el martes que si Estados Unidos no brinda explicaciones satisfactorias a las denuncias de espionaje contra ciudadanos brasileños, generará una sombra de desconfianza en la relación bilateral.

“Enfrentamos un nuevo desafío en nuestra relación bilateral (...) relacionado a la noticia de la interceptación de comunicaciones electrónicas y telefónicas de brasileños”, dijo Patriota durante una conferencia conjunta con el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry.

Si Washington no explica de modo satisfactorio esa conducta, podría “proyectar una sombra de desconfianza sobre nuestro trabajo”, indicó Patriota tras exigir que cualquier práctica de espionaje en el país sea suspendida.

“Es preciso suspender las prácticas atentatorias contra la soberanía y las relaciones de confianza entre los Estados y violatorias de las libertades individuales que nuestros países tanto aprecian”, subrayó Patriota.

Kerry realiza una visita oficial de horas a Brasilia que, según explicaron ambos cancilleres, permitió afinar detalles de la próxima visita de Estado de la presidenta Dilma Rousseff a Washington, en octubre.

Patriota indicó que Brasilia pidió explicaciones a Estados Unidos, pero adelantó que “los esclarecimientos (que haga Washington) no son un fin en sí mismo”. “Escuchar las aclaraciones no significa aceptar el statu quo”, subrayó.

Kerry dijo que su país se asegurará de que Brasil reciba oportunas explicaciones y que continuará dialogando con el Gobierno de Rousseff para que comprenda qué tipo de trabajo realizan los servicios secretos estadounidenses.

 

Washington no se molesta

“No nos molestan las preguntas que nos hace Brasil. Son absolutamente comprensibles. Brasil merece respuestas, y las tendrá”, dijo Kerry, que antes visitó Colombia en su primera gira por América Latina desde que asumió su cargo en febrero, en reemplazo de Hillary Clinton.
“Nos aseguraremos de que estén en completo conocimiento y de acuerdo completamente con lo que pensamos que tenemos que hacer para garantizar la seguridad, no solo de los estadounidenses sino también de los brasileños y del mundo”, añadió.