•   Asunción  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El empresario conservador Horacio Cartes asumió el jueves como presidente de Paraguay, en medio del restablecimiento de las relaciones con los países de la región, deterioradas tras la destitución el año pasado del mandatario izquierdista Fernando Lugo.

Cartes, de 57 años, cuyo triunfo en abril permitió el regreso al poder del hegemónico Partido Colorado del fallecido dictador Alfredo Stroessner, proclamó la “guerra a la pobreza”, y pidió a sus vecinos “no agravar diferencias coyunturales” al tomar posesión del cargo en los jardines del Palacio de López, la sede gubernativa.

“Nuestra obsesión será ganar cada una de las batallas que declaramos hoy a la pobreza en el Paraguay”, dijo el acaudalado tabacalero al jurar como jefe de Estado, en un país donde el 39% de la población --siete millones de habitantes-- es pobre, y 19% de ellos viven en la pobreza extrema, según estadísticas oficiales.

“Dentro de cinco años, si no hemos reducido sustancialmente la pobreza, serán estériles todas las obras que hagamos”, afirmó.

Y remarcó, citando al papa Francisco en su última gira por Brasil: “Si no cumplo las expectativas, hagan lío”.

Jefes de Estado claves de América Latina y más de 100 delegaciones internacionales estuvieron presentes en la ceremonia, lo que marcó el fin del aislamiento internacional que Paraguay experimentó a raíz de la crisis política de junio de 2012.

 

Regreso al Mercosur

Paraguay fue suspendido del Mercosur después de la destitución de Lugo por el Congreso tras un juicio político por “mal desempeño”, pero lo restableció en coincidencia con la asunción de Cartes.

Este descartó retornar por el momento por considerar “ilegal” la incorporación de Venezuela.

El presidente de ese país, Nicolás Maduro, un cercano aliado del izquierdista Lugo, envió ayer un mensaje de tono pacífico. Felicitó al nuevo gobernante y le expresó su esperanza de “un pronto retorno” al Mercosur.