•   Monterrey, México  |
  •  |
  •  |
  • AP

El consulado de Estados Unidos en la ciudad norteña de Monterrey fue atacado a tiros, sin que se reportaron lesionados o daños de inmediato, informó un funcionario federal.

Una vocera de la Procuraduría General de la República, que no estaba autorizada a identificarse, dijo que afuera del consulado se encontraron casquillos. No hubo testigos del ataque y no hay detenidos.

La portavoz no tenía otros detalles.

Según medios mexicanos de comunicación, un hombre disparó hacia el consulado y otro arrojó una granada que no estalló. El periódico El Universal, que citó un comunicado de la Embajada de Estados Unidos, dijo que el ataque ocurrió la madrugada del domingo. El diario afirmó que el consulado proyectaba reforzar la seguridad.

No se pudo contactar con responsables de la embajada la madrugada del lunes para aclarar la situación.

También el domingo, dos granadas fueron arrojadas a las oficinas de la Secretaría de Seguridad Pública del estado occidental de Jalisco en la capital estatal, Guadalajara. El vocero de la institución, Genaro Pacheco, dijo que las explosiones hirieron a dos civiles frente a la instalación, pero que no hubo lesionados entre los agentes en el interior.

Los estallidos rompieron los vidrios de ventanas en la secretaría, en una mueblería al otro lado de la calles y en un autobús vacío.

El ataque fue el segundo con granadas contra la Secretaría de Seguridad Pública en menos de seis meses. El primero mató a un policía e hirió a otro en junio. Cuatro ex soldados fueron detenidos por el atentado de junio.

En otro caso parecido, dos granadas fueron arrojadas contra civiles el 15 de septiembre durante la celebración del Día de la Independencia mexicana en la ciudad sureña de Morelia. El ataque dejó ocho muertos. La policía arrestó a tres presuntos sicarios del grupo narcotraficante Cartel del Golfo como los supuestos autores materiales de la agresión.

En la norteña Ciudad Juárez, que colinda con Estados Unidos, un grupo de pistoleros mató a seis jóvenes en una fiesta familiar, dijo Alejandro Pariente, vocero de la Procuraduría de Justicia regional. Se desconocen los motivos del ataque.

Al menos 1.000 personas han muerto este año en Ciudad Juárez, en muchos casos en incidentes atribuidos a los narcotraficantes.

También en el norte de México, en la ciudad fronteriza de Tijuana, la policía federal anunció el arresto de siete presuntos miembros de una célula de narcotraficantes perteneciente al cártel de los Arellano Félix, incluyendo a un agente municipal.

Los sospechosos se ocultaron el sábado en una casa de Tijuana y le dispararon a la policía, indicó el Departamento de Seguridad Pública en un comunicado. Los medios de comunicación locales reportaron que se ordenó evacuar las viviendas vecinas y que aparentemente la policía empleó gases lacrimógenos para obligar a los pistoleros a salir.

En la redada, los agentes incautaron 21 fusiles de asalto, 4.000 cartuchos de municiones y chalecos antibalas.

Las autoridades reportaron el viernes que 91 personas han sido asesinadas en todo Tijuana desde el 26 de septiembre, en una ola de homicidios vinculados con el crimen organizado.