•   Egipto  |
  •  |
  •  |
  • AFP y EFE

El expresidente estadounidense Jimmy Carter instó este sábado a la calma en Egipto, y advirtió que la escalada de violencia hacía peligrar cualquier esperanza de futura reconciliación.

Más de 750 personas han muerto en cuatro días de violencia esta semana, tras una sangrienta represión en El Cairo contra los seguidores del derrocado presidente islamista Mohamed Mursi.

El baño de sangre ha sido ampliamente condenado por la comunidad internacional, y Carter urgió a las fuerzas de seguridad egipcias a mostrar una mayor contención.

“Estoy profundamente preocupado de que la continuación de la violencia en Egipto erosione rápidamente los chances de diálogo y de un camino hacia la reconciliación”, dijo el exmandatario en un comunicado.

“Los recientes enfrentamientos ya han resultado en centenares de muertes, y volverse uno contra el otro solo llevará a más dolor y sufrimiento”, agregó.

Carter --quien medió en los Acuerdos de Paz de Camp David de 1978 entre Egipto e Israel-- llamó a las fuerzas de seguridad a “permanecer dentro de límites razonables” y a mostrar un “fundamental respeto por los derechos humanos” de sus compatriotas.

El presidente Barack Obama ha sido criticado en Estados Unidos por su manejo de la crisis egipcia. Se ha resistido a cortar la ayuda a las fuerzas militares de Egipto.

Un reciente editorial de The Washington Post señaló que el Gobierno de Obama había sido “cómplice” de la represión, porque mostró a los gobernantes egipcios que “sus amenazas no eran creíbles”.

 

Al Qaeda involucrado

Las fuerzas del orden egipcias detuvieron ayer a Mohamed al Zawahiri, uno de los hermanos del líder de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, tras las disturbios de las últimas horas en el país, informó a Efe una fuente de los cuerpos de seguridad.
Mohamed al Zawahiri fue arrestado cuando se encontraba en una calle en el distrito de Guiza, en El Cairo.