Isabel Sánchez / AFP
  •  |
  •  |

La derrota del presidente Hugo Chávez en el referendo del domingo significa un golpe contundente para Cuba, cuya economía depende altamente de Caracas a tal punto que el propio Fidel Castro previó para su país tiempos "duros" ligados a la suerte de Venezuela.

Aunque hasta ahora ni el líder cubano ni ningún otro funcionario se pronunció sobre los resultados del referendo -conocidos en la madrugada-, toda Cuba estaba pendiente, consciente del impacto que tiene en su futuro lo que pase con su principal aliado político y económico.

Venezuela mantiene a flote la isla

Alejado del poder desde hace 16 meses debido a una crisis de salud, Castro escribió un artículo en que previó, aún ganara el "Sí", que "las semanas y meses posteriores" podían llegar a ser "sumamente duros para muchos pueblos, entre ellos el de Cuba", al tiempo que alerto del riesgo de un magnicidio en Venezuela.

Por primera vez, Castro, a quien Chávez considera su "padre ideológico", reconoció claramente que Venezuela ha sido determinante para mantener a flote la isla, tras la profunda crisis en que cayó por la desaparición de la Unión Soviética, de la que dependió por tres décadas.

El domingo, el presidente del Parlamento, Ricardo Alarcón, reconoció que Castro "mencionó ciertamente el impacto en Cuba que no se puede imaginar en este momento si fuera a haber un asesinato" de Chávez.

De las implicaciones para Cuba de lo que pase en Venezuela saben muy bien los cubanos. Muchos quedaron despiertos hasta la madrugada para saber el desenlace del referendo.

"A corto plazo pienso que no tendrá grandes implicaciones, porque hemos hecho fuertes vínculos políticos y económicos, al margen de esa reforma. A largo plazo el impacto podría ser fuerte, ante el hecho de que Chávez no esté algún día en la presidencia", dijo un hombre de 40 años, que leía Granma a la espera de autobús en el barrio Vedado.

Ama de casa de 36 años, Sandra Téllez es pragmática. "Para nadie es un secreto que este país ha levantado gracias a la colaboración con Venezuela, al petróleo que nos llega y a todo el intercambio que tenemos con los venezolanos", comentó.

Cuba recibe 92 mil barriles diarios de petróleo desde Venezuela, principal socio comercial y con el que el intercambio de bienes y servicios se elevó, según Castro, a más de 7 mil millones de dólares anuales.

Venezuela, al que Cuba vende servicios médicos y deportivos, impulsa también en la isla millonarios proyectos en el marco de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), que forman con Bolivia y Nicaragua.

Confederación con otros países

De hecho, las reformas, que planteaban la instauración del socialismo y la reelección indefinida, tenía entre otros puntos uno que atañe directamente a Cuba y al ALBA. El artículo 153 habilitaba a Chávez para concretar su idea de una "Confederación" con otros países.

Observadores estiman que, asomado el fantasma de la crisis, Raúl Castro, al mando de la isla por la enfermedad de su hermano, podría apurar el paso a cambios económicos en la isla.

Esas reformas estarían centradas en el aumento de la producción, la eficiencia laboral, el ahorro y la sustitución de importaciones, con mayor razón ahora que no fue aprobada la reelección indefinida en Venezuela.

Continuará proceso revolucionario

El domingo, Alarcón comentó a la prensa que era "difícil" una victoria del No pero subrayó que si eso sucedía "los venezolanos continuarán con su proceso revolucionario".

"No creo que esto debilite sustancialmente el proceso revolucionario. Creo que lo lentifica", dijo Eduardo Dimas, comentarista de la televisión local.

En definitiva, un trago amargo para la isla. El diario oficial Granma y otros medios locales -bajo control estatal- destacaron este lunes la "ética" de Chávez, al admitir la derrota y su afirmación que augura una persistencia en sus ideas: "Por ahora no pudimos".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus