•   Salvador  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Embajada de Estados Unidos en El Salvador anunció ayer que su Gobierno retirará la ayuda para desarrollo social a seis municipios salvadoreños que no han cumplido con los requisitos estipulados para recibirla.

Esta decisión surge días después de que la embajadora de Estados Unidos en El Salvador, Mari Carmen Aponte, dijera que su país estaba investigando si la ayuda estadounidense al salvadoreño Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL) estaba siendo destinada a proyectos que benefician a pandilleros.

“Las seis municipalidades urbanas que quedan excluidas del financiamiento de Usaid bajo el Programa PATI (Programa de Apoyo Temporal al Ingreso) son: Ilopango, Quezaltepeque, Ciudad Delgado, Mejicanos, Panchimalco y Sonsonate”, detalló la embajada estadounidense en un comunicado.

La decisión de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) ocurre tras un proceso de revisión de documentos proporcionados por el FISDL, los cuales fueron utilizados para verificar el cumplimiento de los requisitos acordados para la ejecución del programa, indica el boletín.

No hay plan promocional

“El análisis de Usaid encontró que el FISDL no cumplió con la elaboración de un plan promocional por municipalidad ni con la selección de los Asentamientos Urbanos Precarios participantes según los procedimientos establecidos”, agrega.

Pese a que entre los municipios suspendidos están cuatro donde se lleva a cabo la segunda fase de la “tregua” entre pandillas (Ilopango, Quezaltepeque, Ciudad Delgado y Sonsonate) y donde algunos alcaldes han admitido que incluyeron a pandilleros al programa PATI, la embajada estadounidense no hizo referencia a ese punto en el documento.

También un portavoz de esa entidad dijo a Efe que el retiro de la ayuda estadounidense no tiene que ver con la “tregua” entre pandillas y que solo es porque el FISDL no cumplió con algunos de los requisitos establecidos.

En julio pasado, los alcaldes de Ilopango y Quezaltepeque, Salvador Ruano y Carlos Figueroa, respectivamente, dijeron a la prensa que entre ambos habían incluido a 750 pandilleros de la Mara Salvatrucha y la Mara 18 en proyectos del FISDL, algunos consistentes en trabajo comunitario por 100 dólares mensuales.

La inclusión de pandilleros en proyectos sociales se enmarca en el programa “Municipios libres de violencia”, que es una segunda fase de la “tregua” entre la Mara Salvatrucha y la M18, que según el Gobierno ha bajado los homicidios en 52% desde marzo de 2012.

Sin embargo, Estados Unidos rechaza abiertamente ese pacto entre las pandillas, según ha dicho Aponte en varias ocasiones.