•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos planea “acompañar” a Rusia para ver si el plan para que Siria entregue sus armas químicas es creíble, dijo un alto funcionario este lunes.

Pero Ben Rhodes, asesor asistente de Seguridad nacional estadounidense, dijo a la cadena MSNBC que Washington no reducirá la presión sobre Damasco y está alerta sobre una eventual maniobra “dilatoria”.

“Creo que acompañaremos junto a otros países para evaluar la seriedad de la propuesta”, dijo Rhodes.

“Al mismo tiempo, va a ser muy importante que no quitemos la presión”, agregó.

Washington estará interesado en la iniciativa rusa “solamente si es una propuesta creíble”, advirtió. “Lo que no queremos es otra maniobra dilatoria”.

Moscú había tomado más temprano la iniciativa diplomática, anunciando un plan para que Siria ponga sus armas químicas bajo control internacional, con el objetivo de detener los ataques aéreos estadounidenses.

“Llamamos a los dirigentes sirios no solo a aceptar poner su arsenal de armas químicas bajo control internacional y a continuación destruirlo, sino también a unirse plenamente a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas” de la ONU (OPAQ), dijo el canciller ruso Sergei Lavrov.

Mucho recelo

Por su parte, Tony Blinken, también consejero asistente de Seguridad nacional, dijo que Washington “estudiará en profundidad” el plan de Rusia, que surgió solamente -dijo- a causa de las amenazas de Estados Unidos de usar la fuerza contra el régimen del presidente Bashar al Asad.

La portavoz adjunta del departamento de Estado, Marie Harf, estimó que “todo lo que Asad ha hecho en estos dos últimos años fue exactamente lo contrario” a una puesta bajo control de su arsenal químico.

Aunque dio cuenta del “escepticismo” de Washington, estimó que toda medida que busque controlar las armas químicas del régimen de Asad representaría “una medida positiva”.

En tanto, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió la creación en Siria de zonas supervisadas por el organismo donde se puedan destruir las armas químicas.

“Estoy considerando proponerle al Consejo de Seguridad que pida el traslado inmediato de las existencias de armas químicas y de precursores químicos de Siria a lugares en el interior de Siria, donde puedan ser almacenados y destruidos de forma segura”, dijo Ban.

Pero el jefe de los rebeldes sirios acusó el lunes al régimen de Bashar al Asad y a su aliado ruso de mentir, en una entrevista concedida a la cadena Al-Jazeera.

“Hacemos un llamado a un ataque y advertimos a la comunidad internacional que el régimen de (Asad) miente, y que el mentiroso (presidente ruso Vladimir) Putin es su profesor. Putin es el mentiroso más grande”, declaró el jefe del Ejército Sirio Libre, Selim Idris.

 

Más apoyo a Obana

La Casa Blanca anunció este lunes que otros 14 países habían adherido a la declaración publicada el viernes al margen de la cumbre del G20 por 11 capitales, llamando a dar “una respuesta internacional fuerte” a Siria.

Los nuevos signatarios son Albania, Alemania, Croacia, Dinamarca, Emiratos Árabes Unidos, Estonia, Honduras, Hungría, Kosovo, Letonia, Lituania, Marruecos, Catar y Rumania, según la administración del presidente Barack Obama.