•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Diversos países preparaban ayer martes un proyecto de resolución para colocar las armas químicas de Siria bajo control internacional, mientras el gobierno de Estados Unidos mantiene las amenazas de acciones militares contra el régimen de Bashar al Asad.

El presidente estadounidense, Barack Obama, y sus homólogos de Francia, François Hollande, y de Reino Unido, David Cameron, acordaron examinar en la ONU la propuesta rusa sobre las armas químicas sirias.

Diplomáticos franceses, británicos y estadounidenses iniciaron este martes “conversaciones informales” sobre un proyecto de resolución francés, pero se prevé que las negociaciones serán difíciles.

Por otro lado, Siria, que ya había aprobado la propuesta rusa, anunció este martes que está dispuesta a mostrar sus armas químicas.

“Estamos dispuestos a anunciar dónde se encuentran las armas químicas, cesar la producción de armas químicas y mostrar estas instalaciones a los representantes de Rusia, de otros países y de la ONU”, declaró el ministro sirio de Relaciones Exteriores, Walid Mualem, a la agencia rusa Interfax.

Rusia enviaría ayer martes detalles de su propuesta sobre Siria a Estados Unidos, indicó el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, pocas horas después de señalar que Washington no esperaría “por mucho tiempo”.

Toneladas de sarín y gas mostaza

Kerry afirmó que el régimen de Bashar al Asad controla unas 1.000 toneladas de numerosos agentes químicos, incluyendo sarín y gas mostaza.

Aunque parte de ese arsenal está en “forma binaria” y debe ser mezclado antes de usar, el gobierno dispone también de municiones principalmente con sarín, explicó el secretario de Estado ante una comisión del Congreso.

En Moscú, el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, cuyo protagonismo en la crisis es cada vez mayor, reunió a la prensa para dar detalles sobre la iniciativa, que aclaró, no era “totalmente” rusa.

“Surgió de los contactos que tuvimos con nuestros colegas estadounidenses, de las declaraciones de ayer de John Kerry, que ofreció la posibilidad de evitar los ataques si ese problema podía ser solucionado”, explicó.

Los diplomáticos rusos “trabajan actualmente en la elaboración de un plan realizable” y “estamos dispuestos a trabajar sobre él con el secretario general de la ONU, los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas”, añadió Lavrov.

La amenaza “debe mantenerse”

Francia anunció ayer martes un proyecto de resolución bajo el capítulo 7 de la Carta de Naciones Unidas, que llegado el caso autoriza un recurso a la fuerza, afirmó el ministro francés de Relaciones Exteriores Laurent Fabius.

El proyecto apunta a “exigir del régimen sirio que esclarezca rápidamente su programa de armas químicas, que lo coloque bajo control internacional y que sea desmantelado”, precisó.

También aspira a instrumentar “un dispositivo completo de inspección y de control de sus obligaciones bajo la égida de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ)”, agregó Fabius.

Amenaza militar continúa

Pero el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, afirmó este martes que la propuesta francesa es “inaceptable”.

Mientras tanto, los altos responsables de la diplomacia estadounidense y el Pentágono reiteraron que la amenaza militar sobre el régimen sirio debe continuar para presionar a Damasco a entregar sus armas químicas.

La “amenaza real y creíble de una acción militar de Estados Unidos debe mantenerse”, dijo el secretario de Defensa, Chuck Hagel. Igualmente, Kerry señaló que “nada ha cambiado” con respecto al llamado de Obama para que el Congreso apruebe un ataque militar limitado sobre Siria.