•   Mexico  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Miles de maestros mantuvieron su protesta este miércoles en Ciudad de México y en varias regiones contra una reforma educativa promulgada el martes por el presidente Enrique Peña Nieto, con varias confrontaciones con la Policía que les impidió el paso a la residencia presidencial.

En la capital, unos 12,000 maestros --según cálculos de la Policía-- marcharon desde la central plaza del Zócalo por importantes avenidas con la intención de ser recibidos en la residencia oficial de Peña Nieto, pero la Policía antimotines hizo un cerco en sus alrededores con vallas metálicas y camiones.

Unos 80 agentes contuvieron con sus escudos el intento de los maestros de avanzar, generándose escenas de tensión con empujones y algunos golpes desde ambos bandos.

“Derribaremos ese muro que parece infranqueable”, decían los manifestantes frente a las vallas.

Una delegación negociadora de los maestros entró en la residencia de Los Pinos, pero a la salida expresó su decepción por haber sido recibida por funcionarios de bajo nivel.

Horas antes de la marcha, un diputado local del estado de Oaxaca (sur) y exlíder magisterial que había apoyado las protestas, fue asesinado por desconocidos mientras cenaba en un restaurante, aunque los manifestantes no han reaccionado públicamente al crimen.

Esta jornada de protestas es la primera desde que Peña Nieto firmó el martes el paquete de leyes secundarias que materializan la reforma educativa, y en ella también se convocó a un paro nacional de trabajadores de la educación.

Temen despidos

Los docentes se oponen a esta reforma, la primera consensuada por los tres principales partidos en el marco del llamado Pacto por México, porque creen que las nuevas evaluaciones periódicas que establece tienen como objetivo permitir los despidos.

Minervino Morán, uno de los líderes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), una corriente minoritaria en el Sindicato Nacional que encabeza las protestas, dijo a la AFP que aún no contaban con datos del seguimiento del paro convocado el miércoles, mientras que la Secretaría (Ministerio) de Educación avanzó que no ofrecerá una cifra nacional oficial.

Más de 1.3 millones de alumnos mexicanos no iniciaron el curso escolar el 19 de agosto en el sur del país por una huelga indefinida de maestros de la CNTE, principalmente en Oaxaca.

La marcha de ayer miércoles “es para que el pueblo entienda que la reforma contraviene la gratuidad de la educación, y para invitar al pueblo a unirse a la lucha”, dijo a la AFP en Ciudad de México Juan García, un dirigente de la CNTE en el estado de Oaxaca.

El profesor añadió que con estas movilizaciones, que generan caos en la ya complicada circulación de la megaurbe, los disconformes buscan que legisladores afines a su causa interpongan un recurso de inconstitucionalidad contra la reforma, que el presidente Peña Nieto ha defendido como imprescindible para mejorar la deteriorada educación en México.

Maestros llegados de muchas regiones se instalaron desde hace semanas en el Zócalo, donde duermen bajo carpas de lona en medio de las intensas lluvias que azotan a la capital, e iniciaron una campaña de protestas en su intento de impedir la aprobación de la reforma, que incluyeron el bloqueo puntual de los accesos al Congreso y al aeropuerto internacional.

La incógnita de un desalojo por el Grito de Independencia

La toma del Zócalo, la principal plaza de la ciudad, por los maestros, mantiene un interrogante sobre la multitudinaria celebración del tradicional Grito de Independencia que se celebra la noche del 15 de septiembre, así como la parada militar que cada año se hace el 16 frente al Palacio Nacional en esa misma plaza.

García dijo que “las próximas horas serán decisivas para determinar las acciones del 16 septiembre”.

De su lado, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación (Interior), aseguró el martes que el festejo del Grito se celebrará en el Zócalo.

Por el momento, los profesores no han expresado una postura oficial por el asesinato de Everardo Hugo Hernández, un diputado local de Oaxaca por el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) que apoyaba públicamente las protestas, un crimen del que las autoridades no han avanzado posibles móviles.

Estos hechos “deben ser esclarecidos por la autoridad ministerial, sin descartar ninguna línea de investigación”, expresó en un comunicado Jesús Zambrano, presidente nacional del PRD, partido que gobierna en Oaxaca.

 

En otras regiones

En otras regiones del país también se convocaron protestas magisteriales este miércoles. En el estado de Jalisco (oeste), cuya capital es Guadalajara, poco más de 200 escuelas cerraron, mientras que en Guerrero (sur) los maestros tomaron la autopista que une la Ciudad de México con el balneario de Acapulco (océano Pacífico).