•   NUEVA YORK  |
  •  |
  •  |
  • AP

La desesperación respecto a la economía motivó el miércoles un nuevo desplome en Wall Street, empujando al promedio industrial Dow Jones a su segunda peor caída de su historia.

Las acciones cayeron debido a una combinación de cifras económicas desalentadoras, incluido un retroceso fuerte en las ventas minoristas, y a un informe de la Reserva Federal de que las ajustadas condiciones crediticias están dañando a los negocios en todo el país.

Los reportes pesimistas han convencido a los inversionistas de que la nación, si no está ya en una recesión, está avanzando hacia ella.

El Libro Beige del banco central estadounidense, el cual detalla las condiciones en toda la nación, encontró que la economía continuó disminuyendo su paso al inicio del otoño mientras los problemas crediticios y financieros empeoraban .

El Dow perdió aproximadamente 733 puntos, a 8.577 unidades. El lunes 29 de septiembre, el principal indicador del comportamiento del NYSE tuvo su mayor caída de la historia en puntos: 777,68.

El informe oficial de que las ventas minoristas cayeron en septiembre en un 1,2%, casi el doble del 0,7% pronosticado, demostró que los consumidores difícilmente abrirán sus billeteras en los próximos meses.

El informe del Departamento de Comercio es preocupante porque el gasto del consumidor constituye más de los dos tercios de la actividad económica de Estados Unidos. El indicador se presenta en momentos en que Wall Street comienza a centrar su atención en la economía después de los denodados esfuerzos del gobierno para revivir los alicaídos mercados crediticios.

"Aunque es probable que el sector bancario regrese a la normalidad, la economía aún no lo hace. La economía continúa enfrentando una serie de otros problemas", comentó Doug Roberts, jefe de inversiones de la firma ChannelCapitalResearch.com. "Aún seguimos en un viaje dificultoso", agregó.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ofreció un panorama similar, advirtiendo el miércoles en un discurso que al parchar los mercados crediticios no se le dará un impulso instantáneo a la economía.

En otro informe económico del gobierno, el Departamento del Trabajo dijo que el índice de precios al productor, que mide el nivel de inflación antes de llegar al consumidor, bajó 0,4 por ciento en septiembre, a causa del bajo costo energético. El descenso coincidió con el pronóstico de los analistas.