elnuevodiario.com.ni
  •   Roma, Italia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un sacerdote masón francés que durante el verano boreal hizo un peregrinaje hasta Roma para explicar su doble pertenencia, expresó el jueves la decepción de no haber podido entrevistarse con el papa Francisco.

"Incluso si no hay que soñar de un encuentro con el papa Francisco, ¿no tengo derecho a una respuesta?", preguntó el padre Pascal Vesin, que en mayo pasado fue destituido de sus funciones en una parroquia de Annecy, en los Alpes franceses.

"Pensaba que mi presencia y la carta que le envié, en la cual hablaba de una cuestión que me supera y que concierne a numerosos católicos, iba a interesarle", dijo Vesin, que calificó de "injustificada" la sanción que recibió.

Vesin fue recibido brevemente por un subsecretario de la Congregación de la Doctrina de la Fe, que le recordó la "incompatibilidad" entre los principios de la fe y la masonería.

Vesin efectuó un peregrinaje de 39 días que lo llevó de la estación de ski de Megève hasta el Vaticano, adonde llegó el 21 de agosto pasado.

Pascal Vesin, 43 años, era sacerdote desde hacía 17 años en la parroquia de Sainte-Anne d'Arly-Montjoie de Megève, y miembro activo de la logia Gran Oriente de Francia.

En mayo pasado, Vesin fue destituido y se le prohibió celebrar la misa y comulgar debido a su "pertenencia activa" a una logia.