elnuevodiario.com.ni
  •   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades mexicanas arrestaron a tres individuos más implicados en el secuestro de un grupo de jóvenes el 26 de mayo pasado en un bar de la capital mexicana y su posterior asesinato, informaron hoy fuentes oficiales.

Los tres individuos fueron identificados como Jonathan Robles González, alias "El Johnny"; Pedro Francisco Paz López, "Pancho Pulgas", y Fernando Fernández Sánchez, "El Pez", dijo el subprocurador de Control Regional de Procedimientos Penales y Amparo de la Fiscalía federal, Renato Sales.

En un breve mensaje a los medios de comunicación, el funcionario mexicano no reveló la fecha ni el lugar donde fueron detenidos los tres sujetos.

Sin embargo, señaló que los tres detenidos son "probables responsables en la comisión de los delitos de secuestro y privación de la vida de las 13 personas halladas en la fosa clandestina en Tlamanalco", en el Estado de México.

La Fiscalía federal trasladó a los detenidos en helicóptero desde Toluca, la capital del Estado de México, y los exhibió ante los medios al entregarlos a la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), a cargo de la investigación de este caso.

Ante las cámaras, el fiscal del Distrito Federal, Rodolfo Ríos Garza, agradeció a la fiscalía su "respaldo en la investigación del caso conocido como Heaven", el bar de la capital mexicana donde se produjo el secuestro.

"Reiteramos que en el tema de seguridad las instituciones encargadas de la procuración de justicia tenemos permanente intercambio de información e inteligencia", afirmó.

En las próximas horas está previsto que se emita un comunicado con información más detallada sobre los arrestos de los tres individuos.

Las autoridades hallaron los restos de trece personas en una fosa clandestina en el municipio de Tlalmanalco, en el central Estado de México, y realizaron los informes forenses correspondientes para concluir que correspondían a los de los jóvenes desaparecidos.

Sin embargo, las familias de las víctimas han protestado por el manejo que la fiscalía federal y la capitalina han hecho del caso, y exigido la entrega de los informes forenses antes de aceptar que los muertos son suyos.