•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aplaudió hoy el acuerdo alcanzado entre su país y Rusia para proceder a la destrucción de las armas químicas en Siria pero advirtió de que "si falla la diplomacia, EE.UU. está preparado para actuar".

"Este marco proporciona una oportunidad para la eliminación de las armas químicas de Siria de un modo transparente, expeditivo y verificable, lo que podría poner fin a la amenaza que estas armas representan no sólo para el pueblo sirio, sino para la región y el resto del mundo", aseguró el presidente en un comunicado.

"Estados Unidos seguirá trabajando con Rusia, Reino Unido, Francia, las Naciones Unidas y otros para asegurar que este proceso sea verificable, y que haya consecuencias si el régimen de (Bachar) Al Asad no cumple con el marco acordado hoy. Y, si la diplomacia falla, EE.UU. sigue dispuesto a actuar", subrayó.

El secretario de Estado estadounindese, John Kerry, y su homólogo ruso Sergei Lavrov, alcanzaron un acuerdo hoy en Ginebra mediante el cual los sirios deben dar "un acceso inmediato y total" a todos los lugares de almacenaje de armas químicas para su posterior destrucción.

Tras tres días de negociaciones Kerry y Lavrov llegaron a un pacto que insiste en la necesidad de que la colaboración de Damasco con la comunidad internacional sea plena, ya que de lo contrario se podrá considerar el empleo futuro de la fuerza, conforme al artículo 7 de la Carta de Naciones Unidas.

Estados Unidos y Rusia acordaron que se apliquen "procedimientos extraordinarios en el marco de la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas para la rápida verificación de las armas químicas de Siria".

"Hemos acordado que los sirios deben dar a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas y a su personal un acceso inmediato y total para inspeccionar todos los sitios (de almacenamiento) en el país", explicó Kerry.

El presidente estadounidense insistió en que tras el presunto uso de armas químicas por parte del régimen de Al Asad el pasado 21 de agosto, que su gobierno considera indudable a la espera de la confirmación de los técnicos de la ONU, EE.UU. mantiene una política de no tolerancia ante el uso de este tipo de armas.

"Decidí que Estados Unidos debe tomar medidas para impedir que el régimen sirio utilice armas químicas, degradar su capacidad para usarlas, y dejar claro al mundo que no vamos a tolerar su uso", añadió.

"En parte debido a la amenaza creíble de la fuerza militar de EE.UU., ahora tenemos la oportunidad de lograr nuestros objetivos a través de la diplomacia", agregó el presidente en referencia a su primera intención de ejecutar un ataque limitado contra las fuerzas de Al Asad tras el ataque químico.

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, expresó "su ferviente esperanza" de que el acuerdo alcanzado entre Estados Unidos y Rusia sobre las armas químicas sirias "allane el camino para una solución política" en el país árabe.

En un comunicado, el secretario general de la ONU aseguró también que el organismo internacional se compromete a apoyar la aplicación del acuerdo y deseó que éste impida definitivamente el uso de armas químicas en Siria.

Estados Unidos se reserva por tanto, junto con sus aliados en el Consejo de Seguridad, Reino Unido y Francia, mantener el empleo de la fuerza como una opción sobre la mesa en caso de que Al Asad incumpla lo establecido en el acuerdo, aunque Rusa y China lo rechazan por completo.

"Cualquier circunstancia que se dé deberá ser debatida en el Consejo de Seguridad. No hemos contemplado opciones sobre circunstancias que todavía no conocemos", dijo Kerry.

Sin embargo, recalcó que el presidente Obama, como comandante en jefe de las fuerzas estadounidense, "siempre retiene el derecho de defender los intereses de EE.UU." a través de una intervención armada.

Según lo acordado por Esta, el régimen sirio tendrá plazos mucho más cortos que los establecidos en la Convención para la Prohibición de Armas Químicas para deshacerse de estas armas de destrucción masiva que deberán haber sido eliminadas completamente a mediados de 2014.