•   Varsovia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Más de 100,000 personas se manifestaron ayer sábado en Varsovia contra el impopular y frágil Gobierno de centroderecha del liberal Donald Tusk, al que consideran responsable de las dificultades económicas del país.

“¡Nos estamos convirtiendo en esclavos en nuestro propio país!”, se indignó Piotr Duda, jefe del sindicato Solidaridad, principal organizador de la manifestación. “¡Estamos hartos del desprecio del poder hacia el mundo obrero!”, advirtió.

“Ya no aceptaremos más la política que lleva a la miseria y a la pobreza. Vamos a echar a este Gobierno que no obra por los intereses de los empleados”, lanzó por su parte Jan Guz, jefe del sindicato OPZZ, otra central sindical presente en la manifestación.

“Es la última señal de alarma al Gobierno”, añadió, y amenazó con lanzar una huelga general en todo el país.

Encabezadas por sindicatos

Las manifestaciones convocadas por tres centrales sindicales son el punto culminante de cuatro días de protestas organizados en Varsovia.

Unas 100,000 personas, según las autoridades, se manifestaron, unas 150,000 según Marek Lewandowski, portavoz de Solidaridad, lo cual lo convierte, afirmó, en una “de las más importantes desde hace años”.

En septiembre de 2012, unas 40,000 personas ya se manifestaron en Varsovia contra la política gubernamental.

Cientos de autobuses que transportaban a los manifestantes llegaron a Varsovia desde primeras horas de la mañana. Venían sobre todo de Silesia (sur), con mineros y obreros de la siderurgia, y de Gdansk (norte), bastión de Solidaridad, con trabajadores de los astilleros.

En la cabecera del desfile, los manifestantes mostraron una estatua en tamaño natural de Donald Tusk, pintada de dorado, ironizando con las promesas incumplidas por el jefe del Gobierno.

Los sindicatos reclaman que se baje la edad de la jubilación y se suba el salario mínimo. También denuncian la precariedad laboral y una ley reciente que autoriza a ampliar el tiempo de trabajo, además de acusar al jefe del Gobierno, en el poder desde 2007, de hacer oídos sordos a sus reivindicaciones.

Polonia, con 38 millones de habitantes, peso pesado económico de Europa central, vivió un período de crecimiento económico continuo desde la caída del socialismo hace 20 años, pero en el primer trimestre de este año rozó la recesión. En el segundo trimestre el PIB polaco subió 0.4% comparado con los tres meses anteriores.