•   La Paz  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La depresión “Manuel” recobró este miércoles la fuerza de tormenta tropical frente a la península mexicana de Baja California, mientras un nuevo fenómeno meteorológico en el Caribe amenaza con agravar la situación creada por las tormentas en México, que dejaron 57 muertos, informaron autoridades.

El estadounidense Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) informó en su último reporte de anoche que “Manuel” se convirtió en tormenta tropical frente a costas del noroeste mexicano.

Poco antes, cuando el ciclón aún era catalogado como depresión tropical, el Servicio Meteorológico Nacional de México (SMN) informó que se encontraba a 145 km al oeste del puerto de Mazatlán (estado de Sinaloa) y a 215 km al este de Los Cabos (Baja California), dos reconocidos destinos turísticos.

“Manuel” ingresó el sábado a la costa Pacífico mexicana como tormenta tropical, y aunque se había debilitado recobró su fuerza este miércoles, con la que avanzaba con vientos sostenidos de 35 nudos (64km/h) y rachas de 45 nudos (83 km/h), según el NHC.

Las clases fueron suspendidas este miércoles en Los Cabos, mientras ese puerto y el cercano a La Paz fueron cerrados a las pequeñas embarcaciones.

Por primera vez desde 1958, México fue azotado desde costas opuestas por dos ciclones simultáneos, “Manuel” e “Ingrid”, que según autoridades federales provocaron “efectos históricos” en dos tercios del territorio nacional, donde hasta el momento hay oficialmente 57 muertos y unos 39.000 evacuados.

Otro fenómeno

A esto se auna una zona de baja presión ubicada en la también turística Península de Yucatán (Caribe, este), que “intensificó su probabilidad al 70% de convertirse en depresión tropical”, advirtió el SMN.

El fenómeno se encontraba a 110 km al noroeste de Chetumal (Yucatán) “estimándose que saliera anoche a aguas del Golfo de México, en donde se fortalecería”, añadió la misma fuente.

El NHC indicó que, independientemente de la evolución del fenómeno, lluvias torrenciales afectarán al este de México.

Los estados de Veracruz y Tamaulipas, que bordean el Golfo de México, fueron ya azotados por “Ingrid” cuando ingresó a tierra como huracán categoría 1, un fenómeno del que solo quedan remanentes.

 

Guerrero azotado

Las históricas lluvias han castigado especialmente al estado de Guerrero (sur), donde unas 20.000 personas fueron evacuadas y cerca de 238.000 habitantes resultaron damnificados.

En Guerrero se encuentra el balneario de Acapulco, donde decenas de miles de turistas siguen atrapados por los aludes e inundaciones que bloquean las carreteras que conectan el puerto con Ciudad de México, que no podrán ser transitadas al menos hasta el viernes.

Ante esta incomunicación, las autoridades organizaron un puente aéreo especial con vuelos comerciales y militares que evacuó el martes a alrededor de 3.000 turistas.