•   Culiacán  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Centenares de personas han sido evacuadas en el estado de Sinaloa al tocar tierra el huracán “Manuel”, que está castigando a México desde el pasado viernes sembrando la tragedia a su paso por extensas áreas del país.

“Manuel” estaba arrimándose a la costa occidental de México desde la noche del miércoles y ayer se descargó sobre este estado, con vientos sostenidos de 120 kilómetros por hora, rachas de 150 km/h y torrenciales lluvias.

El huracán se desplazaba tierra adentro, hacia el norte, a una velocidad de 6 kilómetros por hora, aunque el pronóstico es que a última hora de ayer perdiera fuerza y se convirtiera en tormenta tropical, según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

“Hay barcos resguardados, mareas altas, cables y árboles derribados, así como las comunidades de las Aguamitas, San Pedro y Dautillos incomunicadas”, dijo ayer Evelio Plata Inzunza, alcalde de Navolato, cerca de la costa de Sinaloa.

El coordinador de Protección Civil de Sinaloa, Ismael Checa Landeros, indicó que estaban trabajando en varios municipios de este estado, como Angostura y Salvador, para evacuar a algunas comunidades que sufrían fuertes vientos.

“Hasta el momento han sido 750 los evacuados en diferentes puntos del estado”, agregó anoche la fuente.

Los habitantes de Sinaloa pasaron una noche en tensión, ante la llegada del huracán, que en los últimos días azotó el sur y el centro de México, uniéndose en la tragedia a otro huracán, ya extinto, “Ingrid”, que se formó en el Atlántico.

El último saldo oficial de ambos meteoros es de 97 muertos, la mayor parte de ellos en Guerrero, donde se cebó “Manuel” en los últimos días, causando inundaciones, cortando carreteras y desbordando ríos y arroyos.

58 desaparecidos

En ese mismo estado se siguen las tareas para averiguar qué pasó con 58 personas que están desaparecidas y que se teme pudieron quedar sepultadas por un alud, en la comunidad de La Pintada, un lugar remoto al que solo se puede llegar en helicóptero.

El secretario de Go-bernación, Miguel Ángel Osorio, dijo ayer que las autoridades federales no han visto los cadáveres de las personas que puedan haber fallecido en La Pintada, y solo saben que algunos rescatados habían sepultado a cinco personas.

Mientras se asimila la tragedia de Guerrero, en el estado de Sinaloa las autoridades se volcaron en las áreas que se han visto afectadas en las primeras horas desde que tocó tierra “Manuel”, especialmente en zonas de la playa.

Solo en Navolato fueron desalojadas la madrugada de ayer unas 300 personas. En Villa Juárez más de 130 personas se refugiaron en la iglesia de la comunidad, donde fueron atendidas por el párroco y recibieron colchonetas, cobijas y alimentos.

En los municipios de Angostura y Salvador Alvarado alrededor de 300 personas fueron trasladadas a una institución educativa, donde fueron resguardados por las autoridades.

Landeros informó que en el poblado de Chinitos se desbordó el canal que cruza en pueblo y varias familias tuvieron que ser evacuadas por la Policía Municipal.

En Villa Juárez “no hay energía eléctrica, ni teléfono, ni comunicaciones”, dijo ayer el alcalde de Navolato.

En el sur del estado, un deslizamiento en la carretera libre Mazatlán-Durango provocó un corte de la circulación a la altura del poblado de Potrerillos, en el municipio de Concordia.

 

Gestionan declaratoria de emergencia

El gobernador del estado de Sinaloa, Mario López Valdez, indicó que se hará un levantamiento de daños para pedir al Gobierno federal que declare a Sinaloa como zona de emergencia a causa de la cantidad de lluvia registrada.

En Culiacán, la capital del estado, se notaban también los efectos del huracán. Servicios como el Aeropuerto Internacional de la ciudad, escuelas, guarderías y tiendas departamentales permanecían cerradas por la llegada del meteoro.