•   Beirut  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Siria entregó los primeros datos sobre su programa de armas químicas a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), mientras se multiplican las negociaciones diplomáticas en vista de la adopción de una resolución de la ONU sobre el desmantelamiento del arsenal químico de Damasco.

La entrega de esta lista es un primer paso en la aplicación de un acuerdo ruso-estadounidense sobre el desmantelamiento del arsenal químico sirio, firmado en Ginebra el 14 de septiembre. Sin embargo, los diplomáticos aún no logran ponerse de acuerdo sobre el proyecto de resolución que presentarán al Consejo de Seguridad de la ONU.

La Organización para la prohibición de armas químicas (OPAQ), que debía reunirse mañana domingo para examinar el programa de destrucción de las armas químicas de Damasco, así como la solicitud de adhesión de Siria a la Convención para la prohibición de ese tipo de armas, decidió postergar este encuentro.

Según fuentes diplomáticas, el texto que debe servir como base de trabajo a la reunión, y que es el objeto de discusiones entre estadounidenses y rusos, aún no está listo.

Prosiguen negociaciones

Sin embargo, el jefe de la diplomacia estadounidense, John Kerry, y su par ruso, Serguei Lavrov, conversaron extensamente sobre este tema el viernes.

Durante una “larga conversación” telefónica, hablaron de su “cooperación, no solo para adoptar las reglas de la OPAQ, sino también para lograr una resolución firme y fuerte en el seno de Naciones Unidas”, declaró Kerry a periodistas, al recibir en el Departamento de Estado a su homólogo holandés, Frans Timmermans.

Los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU -Estados Unidos, Francia, Rusia, China y Reino Unido- no logran ponerse de acuerdo sobre los términos del proyecto de resolución a pesar de haber mantenido varias reuniones sobre el tema.

La inclusión en la resolución del capítulo 7 de la Carta de la ONU, que prevé “medidas coercitivas” que van desde sanciones económicas al uso de la fuerza, parece ser el centro de las divergencias.

Según diplomáticos de la ONU, los occidentales buscan convencer Rusia, opuesta a cualquier mención de un eventual uso de la fuerza, que el proyecto de texto no implica la amenaza de una acción militar inmediata.

Si se alcanza un acuerdo con Moscú, la resolución podría someterse a votación este fin de semana.

Un equipo de investigadores de la ONU, entre ellos nueve expertos de la OPAQ, afirma haber encontrado “pruebas flagrantes y convincentes” del uso de gas sarín durante un ataque el 21 de agosto cerca de Damasco, que dejó centenas de muertos.

 

¿Quién uso armas químicas?

Los países occidentales acusan al régimen sirio de haber perpetrado este ataque así como otros 13 con armas químicas desde el inicio del conflicto sirio, que comenzó en marzo 2011 como un levantamiento popular, pero que se fue progresivamente militarizando frente a la represión del gobierno.

Sin embargo, Damasco afirma que el ataque del 21 de agosto fue obra de los rebeldes. Su aliado, Rusia, mantiene la misma postura.