•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estados Unidos rectificó y autorizó el uso de su espacio aéreo al avión de Nicolás Maduro rumbo a China, y desmintió la otra acusación del presidente venezolano de negarle visas a parte de su delegación a la Asamblea General de la ONU.

La portavoz adjunta del Departamento de Estado, Marie Harf, indicó este viernes a la AFP que “Estados Unidos otorgó permiso a las autoridades venezolanas” para usar su espacio aéreo, pese a que la “solicitud no fue entregada adecuadamente”, por lo que la rectificación se realizó “en cosa de horas”.

Ambos países “afortunadamente” resolvieron el incidente el jueves “después de intensas conversaciones”, dijo desde Nueva York el encargado de negocios de Venezuela en Estados Unidos, Calixto Ortega, a la televisora oficial VTV.

Maduro, que visitará por primera vez como presidente el gigante asiático entre este sábado y el próximo martes, calificó de “indignante” y “falta grave” la negativa inicial de Washington, en un encendido discurso horas antes de partir.

El mandatario, que viajaba en un “avión seguro” de la aerolínea Cubana de Aviación, no precisó tras el reclamo si el vuelo usaría la ruta por Puerto Rico (asociado a Estados Unidos desde 1952).

Harf explicó que Venezuela no siguió “los adecuados procedimientos diplomáticos” y solicitó el permiso con solo un día de anticipación y no los tres “requeridos”, además de que la aeronave no era un avión oficial venezolano.

Ortega respondió por su parte que “la solicitud estaba absolutamente apegada a derecho, por cuanto (...) habiendo un presidente en el avión, el avión asume la inmunidad del presidente”.

“Mudar sede de ONU”

Maduro también había acusado al gobierno de Estados Unidos de no querer dar la visa a su ministro de la Presidencia, Wilmer Barrientos, y su jefe de seguridad, el general Manuel Bernal, que serían parte de la delegación venezolana que acudirá la semana próxima a la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

El mandatario, un crítico de Washington, advirtió con tomar “medidas diplomáticas” contra Estados Unidos “hasta el nivel más drástico si es necesario”.

Estados Unidos “no es dueño de la ONU. La ONU está en Nueva York. Bueno, tendrá que mudarse la ONU”, indicó Maduro, que planea acudir a la Asamblea General tras el periplo asiático.

Harf respondió que “ninguna visa ha sido negada” a la delegación venezolana.

No obstante, Ortega advirtió que le “preocupa sobremanera” que la delegación venezolana pueda hallar obstáculos al llegar a Nueva York.

Respaldo suramericano

La rectificación en principio rebajó el tono de la polémica, que amenazaba con extenderse al ámbito regional después de que el presidente boliviano, Evo Morales, pidió el jueves “una reunión de emergencia” de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) para analizar la situación y en la que, dijo, planteará “el retiro inmediato de los embajadores de Estados Unidos”.

El mandatario boliviano insistió ayer viernes en que coordina con sus homólogos de Argentina y Uruguay para llevar el reclamo ante la Asamblea General de la ONU.

Morales fue centro de una crisis diplomática internacional en julio luego de que España, Portugal, Francia e Italia le negaran su espacio aéreo, ante sospechas de que trasladaba al exanalista de inteligencia Edward Snowden, requerido en Washington por espionaje.

“Primero fue con Bolivia, ahora con Venezuela. ¿Qué pretenden? ¿Poner en riesgo la amistad entre los pueblos y la paz en el mundo?”, reaccionó en Twitter el canciller de Ecuador, Ricardo Patiño, cuyo gobierno es aliado de Caracas y La Paz.