•   Buenos Aires  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una banda que traficaba ciudadanos chinos a Argentina, y los vendía por 15,000 pesos (US$2,600) para trabajo esclavo, fue desbaratada con la detención de diez de sus integrantes, informó ayer viernes el Ministerio de Justicia.

“La organización ingresaba ilegalmente ciudadanos chinos al país y los vendía por 15,000 pesos para que trabajaran en supermercados”, informó el sitio Infojus, que depende de la cartera.

El caso, a cargo del juez federal Sergio Torres y abierto a partir de la denuncia de un secuestro extorsivo, “permitió desbaratar la banda y detener a diez individuos, siete de ellos chinos y los otros argentinos”, añadió.

La justicia liberó a 13 víctimas “que eran sometidas física y psicológicamente, obligadas a trabajar más de 12 horas por día, sin francos, con un sueldo muy bajo y sin tener la posibilidad de comunicarse con sus familiares en China”.

La investigación comenzó con una denuncia por el secuestro de una mujer durante un viaje en bus desde Paraguay hacia Buenos Aires.

Finalmente, la Policía logró su liberación y descubrió una banda liderada por un chino que se dedicaba a los secuestros extorsivos y la trata de personas.

En Argentina, los chinos estaban destinados a trabajar en supermercados que, en su gran mayoría, pertenecen a ciudadanos de esa misma nacionalidad.

En los últimos años hubo un “boom” de supermercados chinos en Buenos Aires y su poblada periferia, donde existen actualmente unos 5,000, según la Cámara de Autoservicios y Supermercados Propiedad de Residentes Chinos (Casrech).