•   Madrid  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Policía venezolana ha detenido en ese país a un presunto miembro de ETA, que estaba reclamado por las justicias de España y de Francia, informó ayer viernes el Ministerio del Interior español.

El detenido, Asier Guridi Zaloña, alias “Gari”, se encontraba en el país sudamericano en el marco de “la estrategia de deslocalización diseñada por la dirección” de la organización separatista armada vasca para evitar la presión policial en Francia y España, añadió la misma fuente.

Guridi, de 44 años, era objeto de varias órdenes de detención por parte de la justicia española, una de ellas “por un delito de terrorismo”, así como de “una orden de búsqueda y detención para extradición por participación en una asociación de malhechores para la preparación de un acto terrorista dictada por el Tribunal de Apelación de París” en 2011, afirmó el Ministerio del Interior español.

El arrestado se encontraba prófugo desde 2001 cuando su nombre apareció en una lista de miembros relacionados con la organización radical vasca EKIN, cercana a ETA, tras la desarticulación del comando Xoxua de la organización separatista armada vasca.

Estuvo cinco años preso

Guridia ya había cumplido una pena de prisión en España entre 1992 y 1997, por su relación con el “comando Txantxi”, que entre en los años 1987 y 1992 llevó a cabo acciones que consistían fundamentalmente en la quema de sucursales bancarias y vehículos, la mayoría de las cuales tuvieron lugar en la localidad vasca de Oñate, de la que es originario Guridi.

En enero de 2003, cuando la Policía detuvo en Estialescq (suroeste de Francia) a dos miembros del aparato logístico de ETA, los agentes se incautaron de “varias fotografías del detenido para la confección de documentaciones falsas”.

En junio de 2007 fue condenado por la justicia francesa por “su integración en el aparato logístico” de ETA y dos años más tarde “el Tribunal de Apelación de París dictó una Orden Europea de Detención contra Asier Guridi por asociación de malhechores para la preparación de acto terrorista” uniéndose a las reclamaciones españolas, según Interior.

ETA, considerada responsable de la muerte de 829 personas en 40 años de atentados por la independencia del País Vasco y Navarra, anunció el 20 de octubre de 2011 “el cese definitivo de su actividad armada”.