•   Naciones Unidas, Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Centroamérica afronta la próxima Asamblea General de la ONU con los conflictos fronterizos como uno de los temas principales de su agenda, debido a los litigios de Costa Rica y Nicaragua, que han llegado a salpicar a terceros países como Panamá.

Costa Rica y Nicaragua mantienen un contencioso ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, por la soberanía de una porción de tierra en la costa del Caribe, que suele ser motivo de periódicas subidas de la tensión bilateral desde 2010.

La más reciente se registró el pasado 17 de septiembre, cuando Costa Rica denunció que Nicaragua dragaba dos cauces en la zona en litigio, donde personal de ambos países tiene prohibido estar por orden de la CIJ, acusación que inmediatamente fue negada por Managua, que la tildó de “invento” costarricense.

El área en disputa es un pedazo de tierra que se conoce como Harbour Head en Nicaragua, y como Isla Portillo o Calero en Costa Rica, y es centro de denuncias de invasión y de desastres ambientales por parte de ambos Gobiernos.

La presidenta costarricense, Laura Chinchilla, ha anunciado que el próximo 27, en el marco de la Asamblea General, se reunirá con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para plantear la cuestión limítrofe con Nicaragua, a cuyo Gobierno ha acusado de “expansionista”.

La cita de Chinchilla con Ban Ki-moon forma parte de una ofensiva diplomática y jurídica de San José para informar de las supuestas violaciones a su soberanía por parte de Nicaragua, incluida la posibilidad que ha dejado abierta Managua de acudir a la CIJ para reclamar la provincia costarricense de Guanacaste.

San José también ha denunciado que Managua ha ofrecido concesiones petroleras a firmas extranjeras en territorio marítimo costarricense o en zonas donde no se han definido los límites entre los dos países.

La presencia de Ortega en la Asamblea General de la ONU no ha sido confirmada aún, pero se espera que Nicaragua defienda su posición de que reclama territorios que legítimamente le pertenecen y que así lo ha reconocido la CIJ, al menos en el caso de un contencioso con Colombia.

Carta a Ban Ki-moon

Se espera que durante la Asamblea General se le entregue a Ban Ki-moon una carta firmada por Colombia, Costa Rica, Panamá y Jamaica, en la que protestan por la actitud de Nicaragua, según han anunciado Martinelli, Chinchilla y el presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

En Centroamérica, la soberanía sobre la isla Conejo, en el Golfo de Fonseca, también es motivo de frecuentes tensiones entre Honduras y El Salvador, mientras que Guatemala y Belice mantienen un diferendo territorial centenario que iba a ser resuelto en octubre próximo por un referendo simultáneo que finalmente fue suspendido.

Martinelli hablará del tema en la Asamblea de la ONU

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, ha dicho que no permitirá ninguna lesión a la soberanía de su país, y anunció que hablará del tema en la Asamblea de la ONU, aunque admitió que un diálogo directo con Ortega sería lo más conveniente.

El canciller de Panamá, Fernando Núñez, ha descartado que Nicaragua tenga una política “expansionista”, al tiempo que reiteró que su Gobierno no aceptará ninguna lesión a su soberanía marítima.

El agente nicaragüense ante la CIJ, Carlos Argüello, ha asegurado que ni Panamá ni Costa Rica deben preocuparse por la nueva demanda presentada por Nicaragua contra Colombia sobre la frontera marítima, con el argumento de que “en ningún momento la Corte va a fallar algo en contra de terceros Estados”.