elnuevodiario.com.ni
  •   Naciones Unidas, Nueva York  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El canciller de Brasil, Luiz Figueiredo, se reunió el viernes con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, en un encuentro pedido por Estados Unidos y destinado a calmar la grave crisis desatada por el escándalo de espionaje.

Los cancilleres se estrecharon las manos y saludaron sonrientes a las cámaras al iniciar el encuentro en una sala del hotel Waldorf Astoria, cerca de la sede de Naciones Unidas en Manhattan, comprobó un periodista de la AFP.

Los diplomáticos, flanqueados por una bandera brasileña y otra estadounidense, no ofrecieron declaraciones a la prensa al final del encuentro.

La reunión, de unos 20 minutos de duración, fue pedida por Estados Unidos y en ella se iba a tratar la agenda bilateral, incluyendo la cuestión del espionaje, señalaron el jueves a la AFP fuentes diplomáticas brasileñas.

El encuentro Figueiredo-Kerry tuvo lugar en un momento muy bajo de las relaciones entre ambos países, luego de que la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, decidiera suspender una visita de Estado a Washington prevista para el 23 de octubre a raíz de las revelaciones de espionaje internacional norteamericano de la que fue objeto.

Rousseff pronunció el martes en la apertura de la Asamblea General de la ONU un duro discurso para denunciar esa práctica de la administración del presidente Barack Obama, calificándola de "quiebre del derecho internacional".

Documentos entregados por el exanalista de inteligencia Edward Snowden y publicados en la prensa indican que la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA) espió comunicaciones de Rousseff y la petrolera estatal Petrobras.

Obama, que habló después de Rousseff en la apertura de la cita anual de líderes mundiales en la ONU, no pidió disculpas por el tema, como exige Brasil, y se limitó a una mención muy general, señalando que su país estaba revisando el modo en que obtenía información de inteligencia para alcanzar un "equilibrio correcto" entre sus necesidades y las preocupaciones de sus ciudadanos y aliados.

Rousseff no aceptó sin embargo el argumento estadounidense de que esa práctica busca proteger al mundo de ataques terroristas y la calificó de "insostenible", anunciando que su país buscaría "establecer un marco civil multilateral para la gobernanza y utilización de internet".

Según informó esta semana la agencia estatal brasileña, Brasil podría tener listo para fin de año un servicio de correo electrónico propio, seguro y gratuito para sus habitantes.