•   Damasco, Siria  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente sirio, Bachar al Asad, declaró este domingo que su país acatará la resolución de Naciones Unidas sobre las armas químicas adoptada el pasado viernes en Nueva York, según la agencia oficial Sana.

"Por supuesto, vamos a respetarla y nuestra historia demuestra que siempre hemos respetado nuestra firma en todos los tratados que hemos suscrito", declaró Asad a un periodista de la televisión italiana Rai 24 que le preguntó si su país cumplirá la resolución 2118 de la ONU.

Asad indicó que "evidentemente" su país garantizará ayuda y protección a los 20 expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que el martes llegarán a Damasco procedentes de La Haya.

Además, el presidente sirio calificó de "positivo" el acercamiento entre Estados Unidos e Irán, su principal aliado junto a Rusia, iniciado durante la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

"Si los estadounidenses son honestos en su acercamiento con Irán, los resultados serán positivos en lo que concierne a la crisis siria y a todas las crisis en la región", dijo.

En cambio, Asad consideró que Europa no tiene la capacidad necesaria para desempeñar un papel en la solución de la crisis de su país, especialmente en la conferencia de paz que se quiere organizar sobre Siria, llamada Ginebra 2.

"Sinceramente, la mayoría de los países europeos no tienen la capacidad de desempeñar un papel en Ginebra 2, ya que no tienen lo que se necesita para tener éxito en ese papel", afirmó.

Estos países "adoptaron la política estadounidense en sus relaciones con los diferentes países (de la región) desde la presidencia de George Bush. ¿Cómo se puede tener un papel si te falta credibilidad?"

"¿Cómo pueden hablar de ayuda humanitaria cuando Europa impuso el peor embargo que ha conocido Siria desde su independencia? (en 1946)?"

En cuanto a la oposición, Asad insistió en que "los hombres armados son terroristas".

"No importa qué partido político pueda acudir a la conferencia de Ginebra, pero no podemos hablar por ejemplo con organizaciones vinculadas a Al Qaida o con terroristas. No podemos negociar con gente que pide una intervención armada en Siria", dijo refiriéndose a la Coalición Nacional de la oposición siria.