•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Congreso de Estados Unidos permaneció cerrado temporalmente ayer jueves, tras escucharse tiros en las proximidades de un edificio anexo, en el centro de Washington, producto de una persecución policial.

Una mujer murió y un policía resultó herido el cual fue transportado al hospital, informó la policía sin brindar más detalles.

El alerta, que duró un poco más de media hora, provocó el cierre del Congreso, la evacuación de sus accesos y el despliegue de policías armados en las calles adyacentes al edificio, que alberga las dos Cámaras parlamentarias en Washington.

Los tiros fueron un “incidente aislado” vinculado a la persecución de un automóvil que había intentado atravesar una barrera cerca de la Casa Blanca, anunció la Policía.

“Parece haber sido un incidente aislado con un solo vehículo implicado”, informó durante una conferencia de prensa Kim Dine, Jefe de la Policía del Capitolio. El funcionario agregó que el conductor del automóvil perseguido era una mujer.

Según los medios estadounidenses, el incidente comenzó frente a la Casa Blanca y continuó con una persecución que culminó cerca del Congreso.

En la confusión, la Casa Blanca fue igualmente cerrada y el Servicio Secreto, que garantiza la protección del presidente estadounidense Barack Obama no permitía a nadie entrar o salir.

Un funcionario de la Casa Blanca indicó que Obama fue “puesto al tanto de la situación en el Capitolio”.

“El personal de la Casa Blanca está en contacto con las fuerzas del orden y vigila la situación”, explicó este responsable bajo condición de anonimato.

Un grupo de turistas contó a la AFP que se les impidió refugiarse en el Capitolio. Y uno de ellos declaró haber visto un auto negro que se dirigía probablemente hacia el Parlamento.

Juan Vargas, un legislador de California, contó a la AFP que se encontraba fuera del Capitolio cuando escuchó “lo que parecían ser ruidos producidos por un automóvil. No parecían tiros”.

“Luego recibí un llamado de mis asistentes que me dijeron que tenía que ser prudente porque hubo disparos”, agregó.

El senador Roger Wicker dijo a un periodista de la AFP presente en el lugar que había escuchado seis disparos, mientras que su colega Bernie Sanders contó cuatro.

“Se escucharon disparos fuera del Capitolio. Estamos en un cierre temporal”, había afirmado la senadora Claire McCaskill en la red social Twitter.