•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Gobierno argentino toma medidas para cuidar la salud de la presidenta Cristina Kirchner (60 años), a quien le indicaron reposo por un traumatismo craneal, según fuentes oficiales, aunque aún se duda si delegará o no el mando.

Un líder oficialista argentino, Daniel Scioli, llamó ayer a tener “confianza en las decisiones” gubernamentales y de los médicos para el cuidado de la mandataria, pero ninguna fuente oficial ni extraoficial comentó si suspenderá por completo sus tareas o hará un descanso parcial.

En caso de enfermedad presidencial, la Constitución prevé que asuma como interino el vicepresidente, en este caso Amado Boudou (50 años), exministro de Economía de Kirchner entre 2009 y 2011.

Kirchner, una peronista de centroizquierda, debe guardar reposo por un mes por indicación médica, a causa de un hematoma cerebral detectado el sábado, a tres semanas de cruciales elecciones legislativas.

“Tengamos confianza en las decisiones que tengan que ver con la prevención y el cuidado de la salud de la presidenta y no exponerla a ningún riesgo mayor”, dijo en rueda de prensa Scioli, gobernador de la provincia de Buenos Aires (centro-este, la más poblada) y presidenciable para 2015.

Boudou (de 50 años), amante del rock y de las motos, fue quien estuvo al frente de la seguridad social en 2008, para aplicar la ley del Congreso que estatizó los fondos privados de jubilación.

Vicepresidente investigado

El vicepresidente es investigado en una causa por presunto tráfico de influencias en favor de una empresa gráfica que imprime billetes y documentos, aunque aún no ha sido inculpado por la Justicia que no halló pruebas en su contra.

Kirchner “sufrió un traumatismo de cráneo el 12 de agosto, y los estudios no presentaron síntomas”, pero en exámenes realizados el sábado se le detectó “colección subdural crónica”, una acumulación de sangre entre el cráneo y el cerebro, según el comunicado gubernamental.