•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

En declaraciones cruzadas por televisión ayer domingo, el secretario del Tesoro estadounidense, Jacob Lew, y el jefe de los republicanos en Cámara de Representantes, John Boehner, se mantuvieron en sus posiciones en el sexto día de cierre administrativo en Washington por el bloqueo presupuestario.

“A partir del 17 no podremos pedir prestado, y el Congreso juega con fuego”, dijo a la cadena CNN Lew, mientras que desde ABC, Boehner afirmaba que “no vamos a pasar un aumento del límite de la deuda”.

La Administración demócrata reanudó su llamado a los republicanos del Congreso para que levanten sin condiciones el límite del endeudamiento público antes del 17 de octubre, y voten el presupuesto de 2014, sin el cual la Administración seguirá sin recursos para hacer frente a sus gastos.

“Nunca estuvimos en la situación de que Estados Unidos funcionara sin la capacidad de obtener préstamos. Es muy peligroso. Es irresponsable, porque la realidad es que no hay opción si no podemos pedir prestado y nos quedamos sin liquidez. Esto significaría que por primera vez, desde 1789, Estados Unidos dejaría de pagar sus facturas a causa de una decisión política”, explicó Lew.

El Tesoro estadounidense considera que las reservas rondarían solamente los US$30,000 millones, mientras que las salidas netas de tesorería alcanzan a veces US$50 o US$60,000 millones por día.

Peligro de moratoria

Sin un acuerdo, Estados Unidos podría entrar en moratoria por primera vez en su historia. El tope de endeudamiento, que se alcanzó en mayo, es de US$16,7 billones, y el déficit mensual ronda los US$60,000 millones, que deben ser obtenidos en los mercados financieros.

Interrogado sobre la eventualidad de una decisión unilateral del presidente Barack Obama para impedir el cese de pagos, Lew respondió que “el presidente no tiene autoridad para actuar de este modo. El presidente consultó a sus juristas y esa es su conclusión”.

“El mensaje del presidente es claro: el Congreso tiene que hacer su trabajo. Tienen que volver a abrir el Estado Federal. Tienen que lograr que paguemos nuestras facturas y después debemos negociar”, añadió.

Republicanos exigen negociación

Por su parte, el presidente republicano de la Cámara dijo a la cadena ABC que los problemas de fondo deben de ser abordados antes de aumentar el límite de la deuda.

“Mi objetivo no es provocar un cese de pagos en Estados Unidos. Mi objetivo es tener una conversación seria sobre las cosas que aumentan el déficit y la deuda. Y el rechazo del presidente a sentarse a conversar hace que pese sobre nuestro país el riesgo del cese de pagos”, afirmó Boehner.

Señaló que durante las presidencias del George H. W. Bush y Bill Clinton se alcanzaron compromisos presupuestarios a cambio del aumento del techo legal de la deuda.

“Cada presidente en la historia reciente negoció sobre el límite de la deuda. El límite de la deuda fue utilizado para imponer grandes reformas en Washington”, dijo.