AP
  •   Panama  |
  •  |
  •  |
  • AP

Las autoridades panameñas detectaron melamina en caramelos y galletas importados de China, en donde la presencia de ese contaminante químico en la leche mató a cuatro niños y enfermó a decenas de miles más en esa nación asiática.

Las cantidades de melamina encontradas en dos clases de galletas y de caramelos son muy bajas y los riesgos a la salud pública "son mínimos", dijo el viernes en rueda de prensa el administrador de la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (AUPSA) Gilberto Real.

Aún así, los rastros de melamina encontrados están por encima de los niveles mínimos que permite la Organización Mundial de Salud, por lo que "el consumo prolongado de estos productos es lo que podría acarrear riesgos a la salud pública", explicó.

AUPSA dijo que los confites contaminados son los caramelos White Rabbit, galletas Orange Sandwich y galletas Strawberry Sandwich y barritas con centro de leche. En Panamá esos confites se venden en bajas cantidades, dijo el organismo.

Las galletas y caramelos que dieron positivo forman parte de un total de 32 productos que se analizaron, de los cuales 28 dieron negativo. La AUPSA tiene pendientes de realizar las pruebas a otros 24 productos.

Esos productos fabricados con lácteos e importados de China, fueron sacados del mercado desde el mes pasado cuando se conocieron los efectos en infantes chinos que fueron alimentados con leche contaminada con melamina. Las autoridades les retiraron de forma preventiva el registro sanitario mientras realizaban los análisis.

La AUPSA dijo que no levantará la restricción de comercializar los productos que resultaron negativos en las pruebas de laboratorio, hasta que cumplan otra serie de pruebas que determinen la ausencia de otros contaminantes químicos como dioxina, benceno, metilmercurio.

Los confites que resultaron positivos con melamina fueron destruidos y se prohibió su comercialización. Habían sido confiscados en varios puntos de la capital en los que abundan los comercios de mercaderías chinas.

Panamá sufrió hace dos años la peor crisis de salud pública por la contaminación de varios medicamentos con una glicerina proveniente de empresas chinas, que provocó un envenenamiento masivo, dejó más de un centenar de muertos y cientos de convalecientes.

En ese entonces, las autoridades de sanidad decomisaron pastas dentales chinas que entre sus ingredientes incluían ese químico.