•  |
  •  |
  • END

CIUDAD JUÁREZ / AFP

Seis jóvenes fueron fusilados el jueves por la noche en la fronteriza Ciudad Juárez, en el estado mexicano de Chihuahua (norte), por sicarios vinculados al cártel de Juárez que los mataron por trabajar para el cártel de Sinaloa, informó el viernes la subprocuraduría de Justicia estatal.

Los jóvenes de entre 20 y 25 años fueron “encontrados, cinco sin vida y uno más lesionado de gravedad, el cual fue subido a una ambulancia de la Cruz Roja, para tratar de salvarlo, pero murió cuando llegaba al hospital”, dijo a la prensa Alejandro Pariente, vocero de la Subprocuraduría de Justicia de Chihuahua.

Los jóvenes fueron fusilados con rifles de tipo AK-47 contra una pared de un centro recreativo en una exclusiva zona de este punto de la frontera mexicana con Estados Unidos.

Martín Quiñones, de 25 años, narró antes de morir en una ambulancia que habían sido secuestrados un día antes por gente del cártel de Juárez, comandado por el narcotraficante Vicente Carrillo, que los acusaron de vender droga para el cártel de Sinaloa, ligado al prófugo Joaquín “Chapo” Guzmán.

Los cuerpos quedaron formados en el suelo luego de recibir más de 100 impactos de rifle y pistola y junto a una cartulina que decía: “Mensaje para todas las ratas, esto continuará”.

En otro hecho, un carpintero fue ejecutado a balazos por pistoleros que le dispararon en la puerta de su casa, también en Ciudad Juárez.

Chihuahua es el terreno en el que estos dos cárteles de la droga libran una guerra a sangre y fuego que en lo que va de 2008 ha dejado más de mil muertos, sólo en Ciudad Juárez, pese a que el gobierno Federal reforzó la seguridad con el envío en marzo pasado de 2,500 militares.

El gobierno de México encabeza una lucha frontal contra el crimen organizado con el despliegue, desde 2006, de 36 mil militares y miles de agentes federales en diferentes zonas del territorio mexicano.


Violencia escala con sello del crimen organizado
Es que la violencia en México escala con el sello de la guerra sin cuartel entre los cárteles de la droga, y con hechos cada vez más macabros, que esta semana sumó el hallazgo, en un refrigerador, del cuerpo congelado de un sicario, uno de los casi 400 asesinados en la primera quincena del mes.

Efectivos del Ejército mexicano se enfrentaron esta semana en Tijuana (noroeste) con hampones que se encontraban en una casa de seguridad, muy cerca de una escuela, y en la que fue hallado en una heladera el cadáver de un miembro de un grupo criminal rival.


Mercado importante de drogas
México “ha dejado de ser un país de tránsito para la droga que viajaba a Estados Unidos y se convirtió también en un mercado importante de consumo con altas tasas de crecimiento anual”, aseguró el procurador federal, Eduardo Medina Mora.

Al citar una reciente encuesta federal, Medina Mora dijo que el consumo de drogas en México “creció casi 30% entre 2002 y 2008, y en el caso de la cocaína el aumento fue de prácticamente 100%” en el mismo período.

Sin embargo, Estados Unidos continúa siendo el mercado más buscado por los cárteles de México, de donde sale alrededor del 80% de la cocaína que se consume en Estados Unidos.

Tijuana es el feudo de los hermanos Arellano Félix, y su poder al parecer está siendo amenazado por una banda rival, mientras en Ciudad Juárez el cártel de Vicente Carrillo libra una disputa encarnizada con el de Sinaoloa, liderado por el prófugo Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán.

Ambas ciudades limítrofes con Estados Unidos son los escenarios centrales de la guerra, y los ajustes de cuentas han dejado casos de cuerpos calcinados en botes con ácido, degollados, cadáveres atados de pies y manos con evidentes signos de tortura y letreros colgados de amenaza a los rivales.